Fuente: El Economista/ Redacción

  • Ocupa la quinta posición en el sistema portuario nacional, con una participación de 9.2%.

La movilización de carga en el puerto de Veracruz repuntó en los primeros meses del año en curso.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en el primer cuatrimestre del 2019 la terminal portuaria manejó 9.4 millones de toneladas, que significó un incremento anual de 5%; esto contrasta con la caída de 0.7% que registró en igual periodo del 2018.

El puerto ocupa el quinto lugar en el movimiento de carga nacional, con una participación de 9.2%, detrás de Dos Bocas (9.8%), Lázaro Cárdenas (9.9%), Coatzacoalcos (10.0%) y Manzanillo (10.6 por ciento).

En este contexto, el nuevo Puerto de Veracruz, proyecto que consiste en la ampliación del actual, estaría iniciando operaciones a finales de este mes, ya que la nueva terminal del operador portuario Hutchison Ports recibirá el primer buque que marcará el comienzo de los arribos en la Bahía Norte, informó la Administración Portuaria Integral.

Este puerto, que es considerado uno de los más importantes del continente, tendrá una capacidad de manejo de carga de 66 millones de toneladas y al llegar al 2024 deberá alcanzar 90 millones.

Actualmente, moviliza 29.0 millones de toneladas, con datos al cierre del 2018 de la SCT.

Asimismo, el nuevo Puerto de Veracruz se construyó con una inversión de alrededor de 30,000 millones de pesos, de los cuales 80% pertenece al capital privado que proviene de las Asociaciones Público-Privadas.

Fases
La primera etapa consideró la construcción del rompeolas poniente, terminado en su totalidad, y alcanza los 4.2 kilómetros para convertirse en el más largo de Latinoamérica, al superar las escolleras de San Antonio, Chile y Panamá.

Se utilizaron más de 8.3 millones de toneladas de roca, equiparadas al movimiento de 400,000 camiones de volteo de 20 toneladas cada uno, y requirió 26,582 elementos de concreto de 3, 9, 12 y 20 toneladas de peso para la coraza del rompeolas.

Se realizó el dragado y la construcción del canal de navegación interno de 2.8 kilómetros con dos dársenas para las maniobras de los buques mercantes de la última generación.

El material producto del dragado ascendió a 14.2 millones de metros cúbicos y se utilizó para rellenar terrenos ganados al más en donde se construyen las cinco nuevas terminales, lo que equivale a 184 hectáreas al mar. (Con información de Notimex)