Fuente: Razón/ Mauricio Flores

La contracción de gasto público, y en particular el gasto de inversión, en el primer trimestre del año preocupa a los empresarios del sector construcción agrupados en la cámara que encabeza Eduardo Ramírez pero que, al mismo tiempo, perciben con esperanza el nuevo modelo de concursos de invitación restringida para trabajos relativamente pequeños, que abren la oportunidad para impulsar a las Pymes locales y regionales y así darle liquidez a diversas zonas económicas deprimidas del país.

Un ejemplo de ello son los contratos de conservación y mantenimiento rutinario (caminos, puentes) que efectuó a principios de este año la SCT de Javier Jiménez Espriú, que mediante ese procedimiento de invitación restringida le dio oportunidad a Pymes (cerca del 95% de las firmas agrupadas en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción califican en esa categoría) de obtener capital de trabajo y liquidez que, a su vez, da trabajo a proveedores locales y estatales de materiales e insumos, evitando ser desplazados por jugadores de mayor tamaño que -dada la reducción de casi 13% del gasto público de inversión- pueden “tirarse a matar” con los precios hasta cerrarle la oportunidad a las firmas más pequeñas en una licitación de carácter nacional.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha realizado cerca de 3,400 procedimientos de concursos en sus primeros 4 meses y se han generado poco más de 1,300 contratos conforme la medición de CMIC con un valor cercano a los 64 mil millones de pesos. De esos contratos, sólo el 7% se ha hecho por asignación directa, por lo que el 93% ha sido tanto en concurso restringido y abierto para darle oportunidad de capitalizarse las constructoras de menor tamaño. Sin embargo, el desembolso a los contratistas es aún lento: sí la ejecución del gasto de inversión fuera lineal respecto al año pasado, a estas alturas del año se habría ejercido 40% del presupuesto pero sólo se ha ejecutado 13% lo cual, por supuesto, ha hecho mas lento el inicio económico de 2019.

Todo un reto, recuperar el ritmo de crecimiento, para entidades como CFE a cargo de Manuel Bartlett, Conagua que lleva Blanca Jiménez, Pemex a cargo de Octavio Romero, el IMSS dirigido por Germán Martínez y la propia SCT.