ISO 9001:2015¿Es conveniente estar certificado?

Fuente: Revista Mexicana de la Construcción


Continuamente se plantean dudas respecto a la conveniencia de certificar un sistema de gestión. Por principio, debe conocerse la norma que requiere ser certificada, sus beneficios e implicaciones; mucho depende de por qué y cómo se certifiquen para poder determinar su funcionamiento y la elección de un organismo que cuente con la experiencia y competencia en el sector.

¿Es necesaria y tiene algún beneficio la norma ISO 9001:2015, el estándar internacional de carácter certificable que regula los sistemas de gestión de la calidad? La adopción de un sistema de gestión de la calidad es una decisión estratégica para cualquier organización, la cual puede ayudar a mejorar su desempeño global y proporciona una base sólida para las iniciativas de desarrollo sostenible.

¿Qué tipos de beneficios puede proporcionar un sistema de gestión de la calidad de acuerdo con los requisitos de dicha norma ISO 9001:2015? La capacidad para proporcionar regularmente productos y servicios que satisfagan los requisitos del cliente y los legales y reglamentarios aplicables. Al respecto puede determinarse que las organizaciones tienen la finalidad de proporcionar productos o servicios; luego, si el sistema de gestión se establece de la manera adecuada, está en sintonía con la organización, pero no sólo esto: cualquier organización está inmersa en un marco regulatorio y normativo que también es observado por los requisitos de la norma; sin embargo, cabe enfatizar que una no sustituye o reemplaza a la otra.

Por ejemplo, hay personas que refieren: “Ya cuento con un sistema de gestión de la calidad, por lo tanto las NOM (normas oficiales mexicanas) no se me aplican, ya que mi certificado cumple con una norma internacional.” Este enfoque es incorrecto. La norma ISO 9001:2015 no es sustituto de ninguna normativa o legalidad; por lo contrario, exige su cumplimiento. Dicho de otra manera, si no se cumple la normativa y legislación del sector donde se está inmerso, no se podrá continuar produciendo o proporcionando el servicio.

Siguiente punto: la norma facilita la oportunidad de aumentar la satisfacción del cliente. Entendiendo satisfacción del cliente como la percepción de éste sobre el grado en que se han cumplido sus expectativas, en primera instancia es necesario saber cuáles son esas expectativas. Si la organización las conoce, puede enfocarse en dar cumplimiento; en el caso contrario, esto será muy difícil. La organización puede establecer planes de acción o bien estrategias para la consecución del aumento de esta satisfacción.

Riesgos
Otra pregunta común es: ¿Le afectan a la empresa los riesgos? Abordar riesgos y oportunidades asociadas a su contexto y objetivos implica contar con un sistema de gestión de enfoque preventivo y dirigido. En cualquier organización existen al menos tres tipos de riesgo: los de su contexto, los de sus partes interesadas y los de sus procesos.

En primer lugar debe conocerse el contexto en el que la organización está inmersa; como cualquier ente, la organización se desarrolla entre factores externos los cuales inciden de manera directa en su operación o funcionamiento, pero asimismo tal organización está determinada por factores internos que la constituyen. Dicho de otra manera, existen factores exógenos y factores endógenos que afectan de manera directa su continuidad; éstos generan riesgos específicos para dar continuidad a su razón de ser.

El segundo bloque de riesgos refiere a las partes interesadas (persona u organización que puede afectar, verse afectada o percibirse como afectada por una decisión o actividad). Es indispensable conocer quiénes son estas partes interesadas, y luego cuáles son sus expectativas o necesidades, ya que esto definirá el rumbo en la toma de decisiones.

  • En primer lugar debe conocerse el contexto en el que la organización está inmersa; como cualquier ente, la organización se desarrolla entre factores externos los cuales inciden de manera directa en su operación o funcionamiento, pero asimismo tal organización está determinada por factores internos que la constituyen. Dicho de otra manera, existen factores exógenos y factores endógenos que afectan de manera directa su continuidad; éstos generan riesgos específicos para dar continuidad a su razón de ser.

Un ejemplo de aplicación en la gestión de riesgos es: no se considera la expectativa del IMSS referente a pagar las cuotas obrero-patronales del personal que labora en la organización. Esto traerá como consecuencia requerimientos, multas, recargos y demás actividades propias para sancionar a la organización, lo cual a su vez traería como consecuencia una interrupción parcial o total de actividades, en contra de la esencia misma de la organización.

Un tercer factor de riesgo son los procesos. Aquí se consideran los siguientes: fuente de entrada, entrada, actividad que aporta valor, salida y receptor de salida.
Con este esquema puede considerarse que existen riesgos en cada una de las etapas, los cuales, si no se consideran y atienden, provocarán el no cumplimiento de los requisitos del producto o servicio.

¿Por qué certificar un sistema de gestión?
En aras de demostrar su capacidad para proporcionar regularmente productos o servicios que satisfagan los requisitos legales y reglamentarios del cliente público o privado, las organizaciones suelen estipular cláusulas de participación específicas, como contar con un sistema de gestión certificado por un organismo acreditado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) o por un miembro perteneciente al Foro Mundial de Acreditación (IAF, por sus siglas en inglés), o bien, de acuerdo con la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, poner leyendas donde solicitan de manera explícita la certificación de su sistema de gestión. Esto es cada vez más común, ya que la norma ISO 9001:2015 proporciona un nivel de confianza y un diferenciador entre instituciones o empresas.

Conclusión
Dada la necesidad del sector de dar cumplimiento a estos requisitos así como de contar con un organismo especializado para la industria, se inició el proceso de acreditar a la Fundación de la Industria de la Construcción para el Desarrollo Tecnológico y de la Productividad (FIC), cuyos objetivos se centran en aumentar la productividad de las empresas a través de la tecnología. Recientemente, la FIC fue acreditada por la EMA como organismo certificador en los estándares ISO 9001:2015 (calidad), ISO 14001:2015 (ambiental) y NMX-SAST-001-IMNC-2008 (seguridad y salud en el trabajo). Esto significa que el certificado que emite la FIC tiene validez nacional e internacional donde el IAF tenga presencia.

Por otra parte, por la vocación de la FIC, los sectores en los que se encuentra acreditada son: construcción, ingeniería, minas y canteras, y puede ampliarse a algunos más relativos al sector a fin de no perder su especialidad.

El proceso de certificación inicial comienza por la solicitud del servicio; después se envía una cotización y, si es aceptada, se firma un contrato y se agenda la auditoría de etapa 1. Al ser solventada ésta se programa la auditoría de etapa 2. En caso de no haber inconformidades, se turna el expediente a un comité de dictaminación que evalúa todo el proceso y determina otorgar la certificación a la empresa, con vigencia de tres años. Para mantener la vigencia es necesario llevar a cabo auditorías de vigilancia al menos una vez por año.

No lo dude: certifique los procesos más importantes de su empresa y logre la certificación ISO 9001. Si tiene alguna duda o requerimiento específico, puede comunicarse a la FIC. Consulte la página www.fic.org.mx

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 636 Noviembre-Diciembre 2018

2019-01-08T11:15:11+00:00diciembre 1st, 2018|Revista Mexicana de la Construcción|