Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • El mecanismo ya estaba contemplado para este año por la SCT con una inversión inicial de $16,000 millones, pero ayer se amplió la cifra.

El desdoblamiento de concesiones de autopistas anunciado ya estaba contemplado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en su plan de trabajo para el presente año, con la etiqueta de proyectos de inversión privada (originalmente involucraba a seis empresas y representaría un monto de 16,000 millones de pesos).

Sin embargo, el titular de la dependencia, Javier Jiménez Espriú, actualizó las cifras este miércoles y dijo: con el propósito de detonar infraestructura e impulsar la economía nacional, este año se invertirán 20,000 millones de pesos de recursos privados en obras carreteras, lo que representará el desdoblamiento de concesiones a cinco empresas.

Este mecanismo consiste en ampliar el plazo de la concesión a los privados a cambio de la construcción de nuevos proyectos asociados a los ya existentes.

Desde su perspectiva, se trata de una petición añeja que no había sido atendida adecuadamente y en todos los casos las autorizaciones se darán en los próximos días para empezar a la brevedad los trabajos.

En conferencia de prensa conjunta con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó que el primer proyecto es el Libramiento de Ixmiquilpan, de 32 kilómetros que requerirá de una inversión de 2,950 millones de pesos y que formará parte de la autopista de Durango-Yerbanís, que está concesionada a la empresa Coconal.

El pasado 17 de junio, el titular de la Dirección General de Carreteras, Francisco Chavoya, adelantó, sin mayores detalles, que esa firma estaba interesada en realizar obras adicionales que, eventualmente, podrían generar beneficios como la ampliación de su vigencia.

La empresa Roadis, que tiene a su cargo la autopista Monterrey-Saltillo, construirá el Viaducto Urbano Santa Catarina, con una longitud de 7.9 kilómetros y requerirá de 6,800 millones de pesos.

El tercer proyecto mencionado por el titular de la SCT es la ampliación a tres carriles, en 30 kilómetros, del tramo Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal, de la carretera Arriaga-Ocozocoautla, a cargo de la empresa Aldesa, al que se destinarán 900 millones de pesos.

“La Red de Carreteras de Occidente (RCO) construirá tres: la de Ecuandureo a La Piedad, que son 39 kilómetros de carretera, con una inversión de 1,530 millones de pesos, el Libramiento de Lagos de Moreno, de 25 kilómetros, que requerirá recursos por 1,400 millones de pesos, y la carretera Zitácuaro a Maravatío, de 71 kilómetros de longitud con una inversión de 3,070 millones de pesos” explicó.

En el último caso, dijo que “lo interesante” es que los vehículos no pagarán peaje y el interés de las empresas para hacer los desdoblamientos es que éstos servirán como alimentadores de sus autopistas.

Proyectos de Fonadin
En la conferencia también se informó que, a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) se planea detonar 50,000 millones de pesos, sin impacto presupuestal, en diferentes regiones del país.

El gobierno, junto el sector privado, trabajarán en proyectos del sector carretero, hidráulico, transporte y desarrollo urbano, así como para telecomunicaciones y el manejo de residuos sólidos.

Un ejemplo es la Planta Desaladora de Los Cabos, en Baja California Sur, que requerirá de mil millones de pesos y ya estaba en la cartera de proyectos del fondo, al igual que la gestión integral de residuos sólidos urbanos y de manejo especial en la zona metropolitana de Monterrey, que requerirá de unos 10,000 millones de pesos.