Fuente: La Razón/ Redacción

  • La Coparmex de la CDMX destacó que esta inversión contempla los 12 corredores inmobiliarios y “de manera natural” la inversión cotidiana en vivienda

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la CDMX, Jesús Padilla Zenteno, informó que habrá una inversión de más de 70 mil millones de pesos por parte de desarrolladores inmobiliarios para continuar con las obras de infraestructura de la capital del país, al igual que en el sector de la vivienda, lo que podrá detonar la creación de empleos y generará un crecimiento económico en la ciudad.

Destacó que esta inversión contempla los 12 corredores inmobiliarios y “de manera natural” la inversión cotidiana en vivienda. Respecto a la creación de la ventanilla única para la simplificación de trámites, dijo que “escuchando a mis pares no he recibido información de que esto no suceda, hasta ahora va caminando de manera positiva el encuentro entre el Gobierno de la CDMX e inversionistas en materia de desarrollo inmobiliario“.

Por otra parte, Jesús Padilla afirmó que las firmas gastan al menos 8.0 por ciento de sus ingresos anuales en medidas de seguridad, además de que la “inseguridad y la incertidumbre económica son factores que no abonan en el crecimiento económico en la capital”.

La seguridad, apuntó, “no ha ocasionado cierre de empresas, no de la Coparmex, pero si sabemos que ha ocurrido”, por ello, uno de los retos para detonar el potencial de la capital es reducir delitos, como los homicidios dolosos y feminicidios.

Otro de los retos es atender estratégicamente los delitos de alto impacto que han registrado un crecimiento importante durante 2019 y tienen que ver con la extorsión, el secuestro, robo a transporte con y sin violencia, corrupción de menores y trata de personas, entre otros

En estos rubros “hay un retroceso importante que atender” a través de las autoridades, para disminuir “no sólo las cifras, sino ofrecer un cambio también en la percepción”. Recordó que en mayo de 2019 se había planteado a las autoridades capitalinas un “ultimátum” para que en un plazo de seis meses se tuvieran resultados.