Fuente: ContraRéplica/ Guadalupe Romero

Mañana será presentado el Plan Nacional de Infraestructura (PNI) que se anuncia apuntalará el desarrollo económico del país a partir del próximo año. Y en cual la iniciativa privada adelantó se alista para participar en 60 proyectos, y el Gobierno federal subraya que 13 serán prioritarios para implementarse de forma inmediata.

El Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, aprobado por el Congreso, cita que “el impulso a la infraestructura es prioritario para propiciar el desarrollo sostenible, impulsando el desarrollo regional a través de proyectos prioritarios, específicamente a las zonas con mayor rezago social”.

Y se pondrá especial énfasis en desarrollar los siguientes proyectos: Tren Maya, Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, Sistema Aeroportuario Metropolitano, Aeropuerto Internacional “General Felipe Ángeles”, Ampliación de la Línea 12 Mixcoac Observatorio, Tren Línea 3 Guadalajara, Tren Línea 4 Guadalajara, y Tren Interurbano México-Toluca.

Además del Programa de Conservación de Caminos Rurales (Oaxaca), Carretera Los Herrera-Tamazula, Carretera San Ignacio-Tayoltita, terminación de la Carretera Badiraguato–Parral, modernización de la Carretera Federal Pachuca-Tempoal (tramo: TehuetlánHuejutla de Reyes), ampliación de la carretera Palenque-Catazajá, e infraestructura hidroagrícola, agua potable y saneamiento.

Las inversiones estimadas por parte de la iniciativa privada son del orden de 8 mil millones de dólares, informó el propio Gobierno Federal. Al respecto, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) aseguró que el sector privado tiene gran interés por participar en los proyectos, pues consideró que países que le apuestan a la infraestructura son los de más alto crecimiento, siendo los sectores: carretero, aeroportuario, hospitales y energía donde mayor inversión se tendrá.

Francisco Cervantes, líder de los industriales, externó que no debe olvidarse el sector vivienda, ya que “por cada casa que se construye en México se activan 37 ramas de industria y otros muchos del sector comercio”.

La Concamín detalla que en una primera etapa se tiene planeado que los empresarios participen en 60 proyectos de infraestructura, “pero seguramente serán mucho más”.

Sin dar una cifra exacta de la inversión que tendrá el sector privado “porque aún esta ajustándose” y que dará a conocer de manera precisa el presidente Andrés Manuel López Obrador mañana, la Concamin dijo que estos proyectos son inmediatos durante el primer trimestre del año y “apuntalan el crecimiento de México, para el 2020”, porque “donde hay desarrollo de infraestructura hay crecimiento”.

Reconoció que los proyectos más lentos son lo de energía o industria aeroportuaria, incluso los petroleros, terminales y ductos, no es igual al de las carreteras o vivienda.

Sobre los financiamiento de los proyectos destacó que será a través de diferentes figuras como las Asociaciones Público Privadas (APPs) entre otras.

Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, mencionó hace unos días que esta cantidad puede acercarse a los 158 mil millones de pesos, e iniciarán con 15 proyectos, en una primera etapa pero pueden ser 60 en todo el sexenio.

La Asociación de Bancos de México también se declaró lista para invertir en el Plan de Infraestructura y divulgó que se tienen alrededor de 600 mil millones de pesos en financiamiento disponible para esos proyectos.

El Programa de Egresos 2020 cita que “a fin de implementar acciones que detonen la actividad económica del país, se requiere de inversiones que fortalezcan la infraestructura pública a través de la construcción, modernización, mantenimiento y rehabilitación de carreteras, puertos, aeropuertos y ferrocarriles; así mismo, se cree fundamental incrementar la conectividad de las regiones productivas y combatir la desigualdad de las regiones fortaleciendo el transporte logístico tanto de pasajeros como de mercancías”.

El Congreso hizo una anotación al reiterar “la preocupación por la baja inversión considerada para el mantenimiento y conservación de la red federal y rural existente, así como de la falta de atención que aún persiste a los tramos carreteros en proceso desde 2018 y que dejaron de atenderse por falta de recurso”.