Fuente: La Jornada/ Alejandro Alegría

El inicio de la operación comercial del gasoducto marino Texas-Tuxpan atraerá inversiones por alrededor de 18 mil millones de dólares al sur-sureste del país, aseguró el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz.

En conferencia de prensa conjunta con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), el líder del sector productivo del país comentó que con esta infraestructura el sur-sureste comenzará su desarrollo a corto y mediano plazos, pues trasportará diariamente 2 mil 600 millones de pies cúbicos de gas.

Agregó que diversas ramas de la industria van a establecerse en esa zona, pues no sólo garantiza el abasto de ese combustible que utilizan en sus proceso productivos, sino también la energía eléctrica a precios competitivos, ya que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) lo utiliza para producir a bajos costos.

Acotó que hasta este momento la inversión en el sector eléctrico asciende a 750 millones de dólares, la cual puede crecer hasta mil 700 millones, a la cual se sumarán cuatro proyectos que aportarían alrededor de 18 mil millones de dólares, cantidad que puede ser anunciada en los próximos días.

José María Bermúdez Minutti, presidente de la ANIQ, comentó que durante la pasada administración esa rama industrial invirtió 17 mil millones de dólares en activos fijos, de los cuales una buena parte fue colocada en Coatzacoalcos, Veracruz.

Comentó que en los pasados seis años la capacidad instalada sólo operó a 70 por ciento.

Sin embargo, con el ducto en operación se puede pasar a una segunda etapa, donde se busca un diálogo con el gobierno para acceder a 800 millones de pies cúbicos de gas natural, además de repetir el monto de inversión en los siguientes seis años.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, dijo que ahora el problema que se debe resolver en el país ya no es la oferta de gas natural, sino la existencia de ductos, pues aún se requiere construir infraestructuras para transportar ese energético.

Más tuberías para transportar gas

Salazar Lomelín consideró que es importante terminar la red de ductos que hace falta en Yucatán, en la península de Baja California y en algunas regiones del Pacífico, así como en occidente.

Resaltó que el ducto marino de Texas-Tuxpan tuvo una inversión de 2 mil 600 millones de dólares, donde TC Energy Corporation prestó el 60 por ciento del capital, mientras IEnova puso el resto.

Comentó que con las mesas de energía, en las que participa la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, así como Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, se busca terminar de construir la red de ductos, para contar con gas natural en todo el país e incluso comentó que las empresas constructoras con las que negoció la CFE están dispuestas a seguir invirtiendo si se dan más licitaciones en este sexenio.