Fuente: Milenio/ Orlando Maldonado

  • En la inauguración, los ejidatarios expresaron al gobernador Jaime Rodríguez su incertidumbre ante la situación legal por la adquisición de sus bienes.

En medio de cuestionamientos y preguntas por parte de propietarios y ejidatarios ante la falta de certeza legal de sus inmuebles, el Gobierno del Estado inició las obras de acceso a lo que será la presa Libertad que estará ubicada en los límites de los municipios de Linares y Montemorelos.

Al hacer uso de la voz, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón fue abordado por decenas de propietarios y ejidatarios quienes mostraron su preocupación por la falta de claridad en el futuro de sus bienes y cuánto les ofrecerán por ellas.

Al respecto, Rodríguez Calderón respondió que han adquirido ya al menos 400 hectáreas, sin embargo, reconoció que tienen un retraso con los ejidatarios ya que el Tribunal y el Registro Agrario se encuentra elaborando los certificados correspondientes a quienes se verán afectados, pero adelantó que se negociará con todos y se les ofrecerá un fraccionamiento alterno a quienes deseen ser reubicados.

“En el caso de los ejidos se va a afectar algunas parcelas y una parte de los derechos de uso común; en lo que ahorita estamos ayudándole a los ejidatarios es cuánta superficie del uso común y qué porcentaje le toca a cada ejidatario, y eso ya lo definió el Tribunal Agrario y ahorita están en la elaboración de los certificados de derechos en el Registro Agrario Nacional”, dijo.

El mandatario estatal resaltó que ya realizaron algunos avalúos de propiedades y no adelantó el monto estimado de lo que erogarán al señalar que cada propiedad tiene diferente valor y ronda entre los 15 y 20 pesos el metro cuadrado de tierra.

Agregó que en primera instancia negociaron con las familias afectadas que están dentro de la cortina de la presa y ahora está con quienes se ubican dentro del vaso.

En cuestión de las obras que arrancaron, el gobernador informó que se destinarán 131 millones de pesos para la construcción y mejoramiento de un tramo carretero hacia la presa Libertad y que consta de una longitud de 44 kilómetros, así como la reconstrucción de un vaso en el Río San Fernando.

“(Son) 131 millones de pesos lo que se va a invertir a partir de hoy y son las dos licitaciones, que es arreglar los 44 kilómetros de caminos y los vados”, refirió. Adelantó que para abril buscarán lanzar la licitación para la construcción de las cortinas de la presa.

Agregó que en este 2020 cuentan con cerca de mil 900 millones de pesos para iniciar las obras de la presa Libertad. “Ahorita es lo que tenemos ya en nuestra posición (mil 900 millones de pesos)”, apuntó.

Por último, adelantó que la obra deberá estar concluida en el 2021, antes de que finalice su administración. Concluyó que una vez terminados los trabajos en su totalidad, deberán esperar al llenado de la Presa y eso será dependiendo de las lluvias que se presenten en la entidad.