Fuente: El Economista/ Judith Santiago

Fibra Monterrey, fideicomiso dedicado al arrendamiento de naves industriales y oficinas, planea invertir alrededor de 3,000 millones de pesos en este año, adelantó Jaime Martínez Trigueros, director de Finanzas del fideicomiso.

En entrevista comentó que confía en concretar las primeras adquisiciones en el transcurso del primer semestre de este año, toda vez que ya tienen identificados un pipeline de potenciales adquisiciones dentro del segmento industrial y de oficinas.

Jaime Martínez explicó que aun con un entorno de incertidumbre y volatilidad, a nivel local y mundial, siguen encontrando oportunidades de inversión.

“Hay que estar pendientes de las oportunidades, más allá de ser optimista o pesimista, hay que ser objetivo y buscar oportunidades en donde hay valor”, subrayó.

Asimismo, dijo que si las condiciones de mercado lo permiten regresarán al mercado para hacer una emisión subsecuente de capital (follow-on) para financiar su plan de expansión, pues el año pasado decidieron esperar el momento adecuado.

Recordó que en el 2018, que fue un año con retos, cerraron con inversiones por poco más de 3,000 millones de pesos, destinados a la adquisición de dos propiedades. Uno correspondió a un edificio de oficinas de nueve niveles con un área bruta rentable de 7,970 metros cuadrados en Guadalajara, Jalisco.

La segunda operación fue la compra del complejo industrial de Whirlpool Corporation, con una superficie total de 384,451 metros cuadrados aproximadamente, ubicado en Apodaca, Nuevo León.

“Esta fue una transacción muy jugosa (en referencia a Whirlpool) tanto por el tamaño, por la calidad del inquilino y por lo que representa en el mercado de bienes raíces. Fue realmente un reconocimiento para la manera de trabajar de Fibra Monterrey”, subrayó el directivo.

Fibra Monterrey tiene actualmente un portafolio de 55 inmuebles, localizados en nueve estados del país.