Fibra E del NAIM pierde 5% de su valor

Fuente: El Economista/ Judith Santiago

En dos sesiones el valor de los títulos del Fibra E del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (FNAIM) se redujo en 5%, para intercambiarse en 95 pesos cada uno, respecto al precio de colocación de 100 pesos.

  • Los retrocesos se dieron tras el anuncio de la recompra de 1,800 millones de dólares de los bonos colocados entre inversionistas.

Ayer, la cotización del vehículo colocado para financiar la construcción del aeropuerto en Texcoco finalizó con una caída de 2.06% respecto a la sesión del pasado 3 de diciembre, en la que también cerró con una baja de 3% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Estas fueron las dos primeras caídas que registra desde su lanzamiento el pasado 24 de marzo, tras el anuncio de la recompra de 1,800 millones de dólares de los bonos colocados por inversionistas internacionales y locales.

Hace ocho meses, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) recaudó 30,000 millones de pesos con la emisión del Fideicomiso de inversión en Energía e Infraestructura (Fibra E), en la BMV.

Entre los inversionistas hay cuatro administradoras de fondos para el retiro (afores): XXI Banorte, Inbursa, Pensionissste y Profuturo, que en conjunto destinaron 45% o 13,500 millones de pesos del total recaudado.

Este lunes el fideicomiso del NAIM informó al mercado que el GACM pretende comprar 30% de la deuda emitida en mercados internacionales para financiar el proyecto de la terminal aérea en el municipio mexiquense.

Refirió que además el grupo solicitará el aval de los bonistas para modificar ciertos convenios establecidos en los contratos.

“GACM está evaluando el plan estratégico del desarrollo del proyecto del NAIM. La fibra no tiene conocimiento y no ha recibido notificación emitida por una autoridad competente de la administración pública federal, que tenga como consecuencia la cancelación definitiva o suspensión indefinida de la construcción del NAIM”, indicó en el aviso.

Señal de fortaleza
Iván Santiago, director general y de Inversiones de BlackBull Advisors, una firma de asesores de inversión, explicó que “pagar de manera adelantada 30% del total colocado de los bonos debería ser visto como una señal de fortaleza por parte del emisor, que tiene para pagar y no va a incumplir”.

“Sin embargo, también es visto como que el gobierno quiere comprar más barato respecto al precio original, tal vez porque sabe que le saldría más caro en tribunales”, agregó.

Coincidió en ello Eric Arámbula, asesor financiero independiente, la señal es positiva porque el nuevo gobierno está considerando las repercusiones que podrían surgir en los mercados de no llegar a una solución con los tenedores de bonos, como una baja en la calificación soberana y alejar la entrada de capitales extranjeros.

Iván Santiago subrayó que al gobierno federal le preocupa que los tenedores presenten demandas en Nueva York por un posible incumplimiento del cupón programado para enero del 2019, puesto que implicaría consecuencias en la calificación del bono y del país.

En este sentido, Amín Vera, director de Análisis Económico de Black Wallstreet Capital, puntualizó que los tenedores de bonos son inversionistas de corto y largo plazo y lo que el gobierno quiere con esta recompra es sacar a los que invierten de corto plazo.

“Los que compraron debajo de los 90 dólares saldrán a vender. Se quedan, teóricamente, los inversionistas de largo plazo, que compraron a 100 dólares, y a quienes se les pagará un cupón cada seis meses para que no declaren en default la deuda”, afirmó.

Además, al reducir la deuda de los bonos del NAIM, los cupones se pagarían a lo largo de entre 10 y 30 años con los ingresos de la Tarifa de Uso del Aeropuerto que genere la terminal internacional Benito Juárez.

2018-12-05T08:42:48+00:00diciembre 5th, 2018|Economía|