Fuente: La Jornada/ Héctor Briseño

Participantes en el treceavo encuentro del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (Mapder), efectuado en la comunidad Salsipuedes, a un costado del río Papagayo, en la zona rural de Acapulco, exigieron al próximo gobierno federal que acabe con el modelo energético actual, el cual se aplica desde hace 30 años, que privilegia a empresas sobre la autodeterminación de los pueblos y afecta al medio ambiente.

Al concluir el acto, realizado el fin de semana anterior, en el que participaron representantes de organizaciones sociales y defensores del medio ambiente provenientes de cinco estados de la República Mexicana, así como de Brasil y Colombia, el portavoz del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (Cecop), Rodolfo Chávez Galindo, demandó a la administración federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador decirle no a las presas y no a los actuales modelos extractivos neoliberales y capitalistas.

Dijo que la llegada de un nuevo gobierno progresista en el continente no representa un cambio en favor de las demandas de los defensores de los ríos, lo cual solamente se podrá hacer mediante la organización y articulación de las organizaciones sociales.

En nombre del Mapder, Chávez Galindo advirtió que si no se da un cambio en el sistema de gobierno no habrá una transformación real, y recomendó poner mucha atención en la iniciativa de Ley de Desarrollo Agrario impulsada por senadores de Morena. Consideró que si ese es el cambio, las nuevas autoridades pronto van a chocar con el pueblo que las eligió, pues abre el campo mexicano al capital privado.

Alertó que esa reglamentación continúa propuestas realizadas por los ex presidentes Carlos Salinas y Enrique Peña, que hacen invisible el derecho de los campesinos a la autodeterminación, y afectan los modos de vida de los pueblos originarios. Agregó que organizaciones defensoras de los ríos están en contra de las zonas económicas especiales, que el nuevo gobierno pretende seguir impulsando.

El Mapder asimismo exigió que concluya el hostigamiento contra miembros del Cecop y de familiares de sus miembros, la salida de la policía estatal de La Concepción, y libertad para los 19 integrantes del consejo actualmente recluidos en el penal de Las Cruces. Sobre todo, solicitó terminar con los proyectos hidroeléctricos de La Parota, en Guerrero; Las Cruces, en Nayarit, Zapotillo y Purgatorio, en Jalisco; Puebla 1 en Puebla, así como las minipresas de Chiapas, entre otros.