Fuente: Revista Institucional Comisión

1. En 2018, la CMIC estimó una expansión del 1 % para el sector de la construcción, sin embargo, de acuerdo con el Inegi, el crecimiento experimentado fue de 0.6 %. ¿Cuáles considera que fueron los factores que pudieron interferir en la materialización de la proyección inicial?

En el 2018 concluye un sexenio plagado de irregularidades, en el que fue decreciendo el entusiasmo por la inversión en temas de obra pública y privada. A mediados de año, con elección, se cerraron las cortinas del gobierno saliente, se dejaron de licitar muchas obras y no se otorgó presupuesto, lo que afectó fuertemente a la industria. Este es un problema que hemos enfrentado a profundidad.

Somos una economía muy importante a nivel mundial, pero hay un contraste porque en infraestructura nos encontramos en el puesto 49. No estamos en contra de algunas obras que se han hecho o se van a hacer, pero es necesario que pasen por un comité de técnicos en la materia y no nos referimos solo a los empresarios que representamos, sino también a colegios de ingenieros, cámaras de consultoría e incluso expertos en temas ambientales, de impacto social o financieros.

Como lo indica la misma constitución en el artículo 134, los recursos públicos deben administrarse correctamente con eficiencia, eficacia, honradez y transparencia. Lo más importante es generar mejores condiciones de vida para todos y para ello, el gobierno y las organizaciones de expertos debemos trabajar articuladamente, sin favorecer a un sector en particular.

La infraestructura genera intercambio comercial dentro y fuera del país, aporta al turismo, optimiza la movilización, y por lo tanto necesitamos puertos, aeropuertos, ferrocarriles, carreteras, infraestructura hidráulica, energía asequible y eficiente, etc. Conscientes de esto, proponemos una planeación a largo plazo, plataformas abiertas de transparencia en las que obras se liciten, sean nacionales o internacionales.

Coincidimos con el presidente, con su voluntad de combatir la corrupción y evitar malos manejos. Debemos sancionar a los funcionarios públicos y a los empresarios involucrados en este tipo de temas. En este contexto, sugerimos adecuar la Ley Federal de Obra Pública aplicarla en todos los estados y municipios, para lograr una competencia entre profesionales y no necesariamente amigos de la administración en turno. Si queremos ser más competitivos, debemos ser más transparentes.

2. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), para satisfacer la demanda y las necesidades de infraestructura en la región, los países deben invertir alrededor del 5 % de su PIB. En México, ¿cuál es el panorama de la inversión y qué tipo de iniciativas ha promovido la CMIC para impactar positivamente en la competitividad?

La SCT está haciendo muy bien el ejercicio de su presupuesto, hasta el mes de junio registró una contratación del 50 % de su PEF, es decir 24 mil 246 millones de pesos. Sin embargo, el promedio de las dependencias que ejercen infraestructura en nuestro país está en 19 %.

Solicitamos al gobierno activar la economía a través del mantenimiento de infraestructura, mientras se están ejecutando los proyectos ejecutivos y su viabilidad, como en el caso del Tren Maya o el Aeropuerto de Santa Lucia. Pemex ya nos informó que se licitarán los mantenimientos en las seis refinerías por cuatro mil millones en cada una.

También firmamos un convenio con la Sedatu, para el mejoramiento urbano en 15 ciudades, en el que hemos validado empresas que participarán licitaciones públicas.
Hay que garantizar la buena ejecución de los trabajos, de lo contrario es necesario sancionar al empresario o quitarle el contrato, en aras de constatar que todo se haga bajo los lineamientos de la ley.

3. Para el presente año, según dio a conocer BBVA Bancomer, el sector mexicano de la construcción puede llegar a crecer hasta un 2 %. ¿Cuáles son los ejes prioritarios en los que la CMIC está trabajado para posibilitar el fortalecimiento del sector?

Hasta el mes de junio la industria de la construcción registró una caída de (-) 3.8 % anual, consecuencia de una contracción de (-) 17.3 % en la inversión física presupuestaria durante el período enero – junio de 2019. Si el gasto público se ejerce adecuadamente durante el segundo semestre del año y dado su efecto multiplicador, la industria de la construcción podría crecer de 2 a 2.5 % en la segunda mitad de 2019. Con este impulso la construcción podría alcanzar un crecimiento de su PIB del 0.5 al 1.0 % anual en este año.

Aunque la inversión pública represente entre el 20 % y el 25 % de todo lo que se hace en infraestructura, es necesario que se le dé certidumbre a la aplicación de los recursos públicos, para generar condiciones de oportunidad para los privados. Puede existir una recuperación por arriba del 1 % en el segundo semestre, como se estima con el crecimiento de la economía nacional, si acabamos con la impunidad. Confiamos en el presidente de la república y él sabe que tiene aliados en la construcción para desarrollar toda la obra pública de nuestro país.

4. La CMIC cuenta con alrededor de 12 mil empresas afiliadas. ¿De qué manera la Cámara promueve su desarrollo formal, en aras de posibilitar un crecimiento constante del sector y combatir la competencia desleal?

En primer lugar, con una formación permanente, tenemos empresas afiliadas desde hace más de cuatro décadas, las cuales tiene acceso a nuestro Instituto de Capacitación de la Industria de la Construcción (ICIC), que tiene 41 años, y a nuestro Instituto Tecnológico de la Construcción (ITC), que tiene 36 años.

Todo nuestro personal administrativo, técnico, directivo, etc. coinciden en cuestión de regulación y responsabilidades empresariales, porque es la única forma en la que vamos a contribuir con esa formalidad. Le hemos pedido al gobierno, desde hace unos años, que las empresas que participen no sean improvisadas.
Hay que luchar para acabar con esta competencia desigual, para que sean los profesionales los que participen en los proyectos. Es la única forma para que nuestro país sea competitivo. En infraestructura hay mucho por hacer, mucho que invertir. El gobierno tiene una visión clara.