Fuente: Novedades Yucatán

  • Se busca mantener el servicio de energía sin interrupciones

Luego de que en julio del 2019 el Gobierno del Estado y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunciaran la construcción de una nueva planta termoeléctrica en Mérida, se anunció que en febrero de este año se pondrá la primera piedra de la planta.

Esto fue dado a conocer por el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos Férez, durante su visita a Mérida para participar en la inauguración de la Expo Foro Energía 2020.

La planta termoeléctrica contará con una inversión de 250 millones de dólares y garantizará el abasto de luz a costos más bajos para los habitantes del Estado.

Aunque la obra entrará en funciones hasta mediados de 2021, la nueva planta que operará bajo el nombre Mérida IV, será de Ciclo Combinado (CCC), ya que podrá funcionar con gas natural y diésel.

La primera etapa entrará en operación durante el verano del 2020 con una capacidad instalada de 500 megawatts (MW).

El proyecto considera una ampliación de su capacidad hasta los mil MW adicionales dentro de un periodo de tres años, garantizando el servicio a todos los habitantes de Yucatán.

La edificación de esta nueva planta, a cargo de la CFE, permitirá incrementar el suministro que actualmente ofrecen las plantas Mérida III y Valladolid, que en conjunto alcanzan los 906 MW, y de los Productores Externos de Energía (PEE) que suman en la Península mil 261 MW.

El beneficio no sólo será para los yucatecos sino para toda la Península, ya que se reforzará el suministro de diésel a la planta Mérida III a través de la construcción de una tubería de aproximadamente 1.2 kilómetros para incrementar el flujo de este hidrocarburo.

Esta acción garantizará una capacidad de hasta 440 MW para mantener el suministro de energía a Yucatán y al resto de la Península, sin interrupciones y de manera permanente.

Respecto al gas natural, ya se realizan gestiones ante el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) y Petróleos Mexicanos (Pemex) para incrementar el suministro de este hidrocarburo a la Península, el cual se espera ocurra a mediados de este 2020.

Además, se reforzará el Corredor Sureste y el enlace Peninsular para tener una mayor capacidad de conducción en las dos líneas de transmisión de energía eléctrica que van de Malpaso, Chiapas, al centro de distribución de Ticul, que suministrará energía alternativa a toda la Península.