Fuente: El Heraldo de México/ Engge Chavarría

El 17 de diciembre arrancan los trabajos preliminares de la obra ferroviaria más ambiciosa desde Porfirio Díaz, mientras que la documentación técnica y los estudios de impacto ambiental estarán listos en diciembre de 2019, según los estudios anticipados del proyecto de construcción del Tren Maya y que fue dado a conocer por Rogelio Jiménez Pons, futuro director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

  • El próximo titular de Fonatur destacó que hay empresas nacionales y extranjeras interesadas en invertir en el proyecto

En reunión con El Heraldo de México, Jiménez Pons detalló que el 16 de diciembre, el presidente electo tendrá una reunión ceremonial de usos y costumbres en Palenque con grupos indígenas de los estados involucrados, como parte de un festejo del arranque de la obra.

La construcción consiste en un tramo ferroviario de mil 500 kilómetros de longitud para que ahí corra un tren de pasajeros de velocidad media a 160 kilómetros por hora y otro de carga. En una primera instancia contempla 15 estaciones, pero los gobiernos estatales han sugerido más por su alcance.

Para la obra -aclaró- se buscará convencer a las comunidades indígenas del impacto ambiental en el tramo donde se verán directamente afectadas, con longitud de 426 kilómetros, casi una tercera parte del proyecto total.

“Tenemos que hacer lecturas en cuatro o cinco lenguas. Pláticas con 730 mil habitantes en Calakmul. Esta consulta nos va a llevar meses”, señaló Rogelio Jiménez Pons.

El proyecto está dividido en tres partes. La primera, la que tiene derechos de vía ferroviaria y donde corre el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec de Palenque, Chiapas hasta Valladolid.

En segundo lugar, sigue el tramo de Valladolid a Cancún, el cual se planea construir sobre la carretera existente. Finalmente, el tramo por edificar de Cancún, pasando por Playa del Carmen, Tulum, Bacalar, Calakmul y conectando el primer tramo en Escárcega.

¿De dónde se obtendrán los recursos?

-“Nos hemos reunido con miembros del gabinete actual para solicitar que no vendan más activos de Fonatur, porque los utilizaremos para garantizar las inversiones. Como el gobierno no tiene recursos, vamos a buscar propietarios, hay grupos hoteleros en Puerto Morelos que quieren invertir”.

Jiménez Pons agregó que para el proyecto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene como aliados a Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), y a la línea de autobuses ADO.

“Para este tren está planeado un proyecto urbano que tendrá impacto social, que pueda cambiar la vida en el sureste, reducir tiempos de recorrido y mejorar la calidad de vida”, dijo.