El paquete económico “devuelve la confianza”

Fuente: La Jornada/ Dora Villanueva

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) elevó la incertidumbre para invertir en México; sin embargo, la presentación de un paquete económico congruente con la condición macroeconómica del país ha servido para recuperar la confianza parcialmente, reconoció Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer.

Añadió que los activos financieros del país se deterioraron cuando se anunció la cancelación del aeropuerto y han mostrado una recuperación parcial desde que se anunció el presupuesto; no sólo en el tipo de cambio, sino en las percepciones de riesgo. Además, contrario a lo que se especuló tras la cancelación de la obra en Texcoco, la inversión sigue llegando a México.

El economista añadió que el documento presentado al Congreso está basado en supuestos económicos realistas y alineados a las expectativas del mercado, aunque hay distorsiones macroeconómicas que preocupan al banco de origen español; tal como como la reducción de impuestos en la frontera y congelar los precios de las gasolinas sólo atendiendo a la inflación.

En ese marco, Serrano destacó que la meta de alcanzar el superávit de uno por ciento plasmada en el paquete económico 2019 es posible, pero depende en gran medida del comportamiento de la economía. Ante un escenario adverso, agregó, el gobierno debería virar a cumplir las metas fiscales al reducir el gasto aprobado en 5.7 billones de pesos.

Creemos que con el presupuesto anunciado, este concepto de deuda pública como porcentaje del PIB (producto interno bruto) permanecerá estable el año que viene y podrá estar cerrando en niveles de 46 por ciento (…) es importante hacer revisiones trimestrales a lo largo del año para, en su caso, hacer ajustes y ceñirse a la meta del superávit primario del uno por ciento, puntualizó en conferencia de prensa.

Explicó que en el banco ven como una política no acertada la reducción de las tasas del impuesto al valor agregado (IVA) del 16 al 8 por ciento y de la renta (ISR) de 38 a 20 por ciento en las comunidades aledañas a la frontera norte a partir del primero de enero, según lo anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Beneficios fiscales no llegan a consumidores.

“Los cálculos de la secretaría de Hacienda son relativamente optimistas, (la dependencia) ha dicho que esperan una caída en la recaudación de 40 mil millones de pesos, nosotros pensamos que puede ser más cercana a los 80 mil (millones)”, consideró Serrano.

Argumentó que sería mejor mantener estos recursos y destinarlos a zonas con segmentos de la población más necesitados, que no necesariamente viven en la franja fronteriza norte, sino en los estados del sur; además de que se podrían crear distorsiones difíciles de supervizar, como el que las empresas cambien sus domicilios fiscales a la región para beneficiarse de la baja en el ISR.

2018-12-20T08:59:00+00:00diciembre 20th, 2018|Economía|