El desarrollo de las tres primeras ZEE requiere una inversión de $3,500 millones

Fuente: La Jornada /Susana González

La puesta en marcha de las tres primeras zonas económicas especiales (ZEE), con las que se pretende desarrollar el sur-sureste del país, requiere una inversión de 3 mil 500 millones de pesos para 23 proyectos de infraestructura, pero varios de ellos no están considerados en el paquete económico de 2017 planteado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), admitió Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales.

Antes de que termine 2016 estarán listas las tres primeras ZEE, pero sólo en su delimitación geográfica y en materia jurídica, porque no han sido aprobadas aún las tasas o montos de los incentivos fiscales federales y estatales que se les darán a las empresas que se instalen ahí, mismos que, dijo, no afectan al erario público porque no existen.

Esas tres zonas serán Lázaro Cárdenas (que además de Michoacán abarcará o impactará la zona colindante de Guerrero), el Istmo de Tehuantepec y Puerto Chiapas.

Incluso para el siguiente año estarán listas otras cuatro ZEE, que serán el corredor energético de Campeche y Tabasco; Yucatán, donde se pretende hacer un cluster de innovación y desarrollo; Puebla, con una zona de proveeduría de pequeñas y medianas empresas para sectores estratégicos e Hidalgo, con el sector textil, de confección y diseño, ponderó Gutiérrez Candiani, en entrevista con La Jornada.

Acotó que se prevé que transcurran 40 años por lo menos para detonar cada ZEE. Por lo pronto, en todo el trabajo que se realiza para la puesta en marcha de las zonas, estamos cuidando mucho que no haya simulación para evitar que empresas que ya operan en México pretendan obtener los beneficios fiscales que se prevén para las ZEE, registrando su razón social en las mismas aunque fabriquen en otro estado o bien se despueblen las regiones industriales que ya existen distorsionando o generando condiciones desfavorables o de competencia desleal para la industria nacional o el mercado interno, para no darnos un balazo en el pie.

Pese a que su cargo depende directamente Hacienda, Gutiérrez Candiani dijo que comenzó a reunirse desde la semana pasada con legisladores de todos los partidos representados en el Congreso de la Unión, para que se aprueben recursos para los proyectos de infraestructura que considera prioritarios para las ZEE, además de platicarlo con José Antonio Meade, titular de la SHCP.

Estamos tratando de impulsar dentro de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) proyectos estratégicos que creemos son indispensables y fundamentales para generar la infraestructura básica. Estamos sugiriendo al Poder Legislativo algunos proyectos de gran impacto a corto plazo que no fueron incluidos, y es muy importante que se tengan porque sin ellos las obras van a tardar más tiempo, indicó Gutiérrez Candiani. Se trata de obras que se distribuyen entre Lázaro Cárdenas, Puerto Chiapas, Coatzacoalcos, Salinas Cruz y 300 kilómetros del Tren Transísmico, precisó.

Sobre todo porque las ZEE en el mundo son seleccionadas por las empresas, no sólo por lo que les cuesta fabricar sus productos sino también por la conectividad, logística y transporte con los que cuentan, por lo que se requiere ampliación de puertos y vías de ferrocarril o condiciones indispensables en aeropuertos y carreteras.

Sin precisar cuántos de los 23 proyectos de infraestructura que considera fundamentales para el arranque de las primeras ZEE fueron incluidos por la SHCP en el proyecto del PEF, confió que con la redirección que el Congreso pueda dar al presupuesto que finalmente apruebe “podamos avanzar en 70 por ciento. Se requerirán recursos, dijo, para concluir o ampliar obras en Puerto Chiapas, Salina Cruz, Lázaro Cárdenas y Coatzacoalcos, por ejemplo, en cuestión de drenado para que puedan arribar grandes navieras, así como construir un tramo del tren Chiapas-Mayab, corregir e incrementar la ruta el tren de Coatzacoalcos a Salina Cruz, o adecuar el aeropuerto de Ixtepec en el Istmo de Tehuantepec.

Muchas de esas obras son primarias y por lo tanto corresponde realizarlas al gobierno federal, pero en otras se pueden impulsar las asociaciones público-privadas. Descartó que el peor escenario para las ZEE sea que no se aprueben los recursos requeridos para 2017, pues indicó que entonces se podrán realizar o redireccionar para 2018 o los siguientes años.

Gutiérrez Candiani, quien fue dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dijo que hay muchas compañías de diversos países interesadas en asentarse en las ZEE, de sectores como la agroindustria, metalmecánica o petroquímica, pero se abstuvo de revelar tanto nombres como montos de inversión, y refirió que en esas zonas se empleará al personal especializado que trabajaba en Pemex en algunos estados como Campeche y Veracruz.

2016-10-17T17:05:25+00:00 septiembre 20th, 2016|Construcción|