El costo de las obras causa desconfianza; entrevista con Eduardo Ramírez Leal

Fuente: Excélsior/ José de Jesús Guadarrama

Durante esta administración la sociedad se ha sentido traicionada por la elevación del costo original estimado de muchas obras de infraestructura, reconoció Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

En entrevista con Excélsior comentó que este fenómeno en muchos casos respondió a errores de planeación por lo que dio la bienvenida a la revisión de contratos que se realizará durante la administración del virtual presidente electo, Andrés Manuel
López Obrador.

Destacó que en caso de que se descubran actos de corrupción se actuará en consecuencia porque la CMIC no solapará a nadie.

“La sociedad se ha sentido traicionada por los números que les exhibimos cuando nosotros también queremos que los proyectos sean bien planeados, para que a la hora que los ejecute un constructor, estén contempladas todas las repercusiones y que no nos vinculen a actos de corrupción, porque después nos preguntan, ¿por qué hicieron la obra más cara? Y no fue más cara, lo que pasó es que no estaba completo el proyecto cuando se anunció”.

En tal sentido, Ramírez fue consultado respecto de la versión gubernamental de que el costo de diversas obras, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM), el Tren Interurbano México–Toluca e incluso el Paso Exprés se elevaron de costo por inflación.

Explicó que, además de la elevación de costo de los insumos de la construcción, en diversas obras (sin mencionar cuáles), destacan problemas de planeación por lo que debe quedar claro si en algunas hubo corrupción.

En tal sentido insistió en la necesidad de establecer un organismo autónomo de planeación para proyectar obras a largo plazo.

Indicó que, de la misma forma, en campañas electorales se prometen muchas obras que por presupuesto insuficiente no se pueden realizar y que, en conjunto, el Programa Nacional de Infraestructura de la presente administración se cumplirá en 70 u 80 por ciento.

CONGELARÁN OBRAS

Adicionalmente, comentó que existe la versión de que la presente administración hará su corte de caja en agosto próximo y no hasta octubre o noviembre, lo que de concretarse implicará la paralización de obras, la cancelación de empleos, además de subejercicios.

Recordó que los recursos presupuestales aprobados para 2018 ascienden a 620 mil millones de pesos y que se debe vigilar que se ejecuten en tiempo y en forma, lo cual permitiría, junto con la inversión privada que asciende a 2 billones de pesos, que la industria de la construcción crezca cerca de 2%, con lo que se comenzaría a revertir la caída que ha sufrido en los últimos años.

HABRÁ AUMENTOS

En cuanto a la elevación del costo de la construcción por factores como la devaluación y el aumento en el precio de insumos como el acero, el cemento y el transporte, informó que hasta el momento ha sido de 3% y que, si la inflación se mantiene y no hay más aranceles a los productos siderúrgicos, el aumento al cierre del año y será de 6 por ciento.

De la misma forma, aplaudió el anuncio del equipo del próximo gobierno de elevar uno o dos por ciento, como porcentaje del PIB, los recursos para infraestructura y que una prioridad vaya a ser el de mantenimiento y conservación; además de retomar los proyectos de trenes de pasajeros como el México–Querétaro y el de Cancún.

En cuanto a la revisión del NAICM, consideró que se deberá tomar la mejor decisión con base en un análisis serio.

2018-07-13T10:21:31+00:00julio 13th, 2018|Construcción|