Fuente: La Jornada/ Reuters / Julio Reyna

La nueva refinería que el gobierno mexicano planea construir como parte de su plan para reducir las crecientes importaciones de gasolinas tendrá un costo de entre 6 mil y 8 mil millones de dólares y estará terminada en tres años, ratificó ayer la titular de la Secretaría de Energía (SE), Rocío Nahle.

La funcionaria defendió el proyecto de la nueva planta, diseñada para procesar crudo pesado de 22 grados API, en momentos en que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) está bajo la lupa de las calificadoras de riesgo, las cuales han advertido que podrían bajar en el futuro la nota de la endeudada petrolera.

En entrevista radiofónica, Rocío Nahle manifestó que han recibido propuestas de países de todo el mundo para la refinería, la séptima de Pemex, que estará ubicada en Tabasco y que en poco tiempo habrá anuncios sobre el proceso de licitación para edificarla.

Recientemente Pemex dijo que la construcción se iniciará a finales de año, pese a las críticas de que el proyecto es costoso y las recomendaciones de que la petrolera debería concentrarse más en las actividades de exploración y extracción para frenar la caída de la producción de hidrocarburos.

Pemex procesa alrededor de 30 por ciento de la capacidad total de su sistema nacional de refinación, lo que ha llevado al país a incrementar en años recientes sus importaciones de derivados.

Más de 65 millones de dólares para estaciones

Por otra parte, Andrés Bayona, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular (Amgnv), informó que sin la necesidad de subsidios el sector privado planea invertir más de 65 millones de dólares en la instalación de 65 estaciones de servicio de despacho de gas natural para vehículos en diversas zonas del país.

Señaló que la expectativa de la asociación es poner en marcha unas 100 estaciones de servicio y de reconversión este año, pues algunas empresas cuentan con permisos autorizados o están en trámite.

No obstante, dijo, las inversiones pueden ascender a más de 150 millones de dólares en ese sector, cuya dinámica es importante y no requiere subsidios.

Hay proyectos en Ciudad de México, Guadalajara, Querétaro, estado de México, León, Aguascalientes y San Luis Potosí, apuntó el directivo, quien destacó que esas inversiones son detonantes de mayores negocios.

Explicó que la construcción de una estación de servicio pequeña requiere al menos un millón de dólares, pero a partir de ésta se generan más establecimientos, como talleres vehiculares o de importación de equipos; se genera mucha mano de obra, lo que es importante, dijo Bayona luego de participar en el foro AltFuel 2019.

El directivo aseguró que las instalaciones de servicio más amplias generan inversiones por más de 3 millones de dólares. Son proyectos en curso, a punto de aprobarse y algunos en construcción. Sabemos que hay inversionistas con equipos comprados. Con certeza, 20 proyectos están próximos a arrancar, destacó.

El presidente de la Amgnv descartó obstáculos para el desarrollo de esas inversiones, en virtud de que el pleno de la Comisión Reguladora de Energía no sesiona debido a que no cuenta con quórum. El pleno aprueba permisos en materia de distribución de energía.

La CRE trabaja, son profesionales. Siguen laborando, faltan aprobaciones, como resolutivos, pero en materia de técnica siguen trabajando, indicó.