Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • No detener procesos de licitación y que más bien éstos se realicen de forma electrónica, otra de las propuestas de la CMIC.

Ejercer el presupuesto en obra pública, realizar los pagos pendientes, buscar mecanismos adecuados para hacer frente a las obligaciones fiscales y patronales y, sobre todo, no detener procesos de licitación son algunas de las propuestas que hace el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, a los diferentes niveles de gobierno para minimizar el impacto que generará la pandemia del Covid-19.

Además, el anuncio de que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) construirá dos de los siete tramos del Tren Maya fue “otra muy mala noticia” para el sector.

“Nuestro sector está pasando por un mal momento. El año pasado tuvimos una caída y en el primer mes se acentuó porque, salvo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el resto de las dependencias con recursos para el desarrollo o mantenimiento de infraestructura prácticamente no los han usado. Es necesario que el presidente de la República voltee a la construcción y nos vea como un aliado para impulsar la economía en el momento que se libre esta crisis sanitaria”, comentó.

En un entorno propositivo, entregó una carta a la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, para pedir su apoyo y lograr que los futuros procesos de licitación se realicen de forma electrónica, en apego al artículo 28 de la Ley de Obras y Servicios Relacionados con las Mismas.

Desde la perspectiva del titular de la CMIC, con dicha acción se contribuirá al cumplimiento de la normatividad vigente, al aumento de la competitividad y transparencia de los procesos licitatorios, además de ser una medida precautoria ante el posible contagio del coronavirus al reducir los traslados físicos de los participantes.

Al respecto, como una primera medida sanitaria, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo comentó a los interesados en el primer tramo (Palenque-Escárcega) del Tren Maya que debían asistir a la junta de aclaraciones del martes, que su presencia era opcional, que toda la información estaría en el sistema CompraNet y que, en el último de los casos, sólo podría asistir una persona por empresa.

“En principio de cuentas, estamos hablando de hacer electrónicos los proyectos que ya cuentan con recursos presupuestales este año, por lo que no vemos problema. Nuestro deseo es que se hagan los concursos y se fallen, para que en el momento que las autoridades den luz verde podamos comenzar a trabajar y fomentar la economía”, explicó Eduardo Ramírez.

Tren Maya, uno más a Sedena
En entrevista, el titular de la CMIC recordó el mal inicio de la actual administración, que además de un lento ejercicio del presupuesto fue impactado por el anuncio de que la Sedena construiría el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en la base militar de Santa Lucía.

“En este momento hay constructoras integradas por expertos que están sin trabajo. Entendemos que hay malas experiencias con empresas que tal vez fueron favorecidas y no actuaron de acuerdo con lo requerido, pero no por eso vamos a descalificar a todas. Hay mucho prejuicio, por eso se ha dicho que si una falló se le debe castigar, pero no quitar oportunidades”, refirió.

¿Qué tan sorpresivo fue el anuncio del Tren Maya?
Totalmente. En diversas ocasiones y de la manera más respetuosa pedimos que se deje participar a las empresas constructoras en los proyectos. Sabemos de la calidad de la Sedena, que están demostrando en el aeropuerto, pero eso nos afecta, nos deja sin oportunidad laboral a nosotros que pagamos impuestos y somos formales. Pedimos que se reconsidere esa participación porque también somos mexicanos y estamos esperando que el presidente voltee a ver esta industria tan golpeada.