Fuente: La Jornada/ Alejandro Alegría

Empresas e inversionistas de origen chino tienen interés sustantivo en los proyectos de infraestructura de la actual administración federal en el sureste del país, como el Tren Maya y el corredor transístmico, según Amapola Grijalva, presidenta de la Cámara de Comercio y Tecnología México-China.

En conferencia de prensa, recordó que, a pesar de que en junio próximo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador dará a conocer el Plan Nacional de Infraestructura, se sabe que 11 proyectos tendrán prioridad en los próximos seis años.

En ese tenor, la cámara consultó a las empresas chinas que tienen representación en el país y detectó que hay interés sustantivo para participar en el Tren Maya, en el corredor transístmico, en la refinería de Dos Bocas y en el aeropuerto de Santa Lucía, etcétera.

Al menos esos proyectos requerirán inversiones por 117 mil millones de dólares, por lo cual compañías e inversionistas del gigante asiático están dispuestos a ser parte de éstos.

En entrevista, indicó que una decena de empresas chinas buscan invertir sus capitales, pero no sólo en infraestructura, sino también en complementos de ésta, como equipamiento. De igual forma, en telecomunicaciones, tecnologías de la información y robótica.

Siempre tenemos temor de colaborar con China en esos terrenos, pero muchas empresas están dispuestas a coinvertir y colaborar con firmas mexicanas para ofrecer soluciones tecnológicas adecuadas al mercado mexicano, expresó.

Por otra parte, comentó que es hora de que México cuente con un tren de alta velocidad, el cual debe beneficiar, en principio, al norte de país, por ser la zona más industrializada, pero conforme vaya creciendo la infraestructura en el sureste también debe ampliarse, de tal forma que atraviese todo el territorio.