CDMX: sustentabilidad y eficiencia energética

Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

Se hizo un llamado a los empresarios del sector para que en el corto plazo la sustentabilidad en la construcción sea una realidad palpable, en beneficio del ambiente y de las nuevas oportunidades y modelos de negocio en el sector.

El lunes 4 de junio en las instalaciones de la CMIC Ciudad de México se llevó a cabo el Primer Simposio de Construcción Sustentable y Eficiencia Energética.
El presidente de la CMIC CDMX, Arturo Bautista, consideró: “tenemos que cambiar de rumbo para hacer de nuestro país uno con crecimiento, con calidad de vida, competitivo; por eso nos tenemos que involucrar más como ciudadanos y empresarios organizados”.

Sofía Espinosa, vicepresidenta de Atención al Socio CMIC CDMX, exhortó a los asistentes a que, a través de los modelos que ya son tendencia mundial, se puedan aprovechar todas las áreas de oportunidad que brinda la construcción sustentable, así como generar alianzas entre las diferentes empresas privadas y de gobierno para que se desarrollen metodologías y tecnologías aplicables a este tipo de construcción y se pueda emprender este modelo de desarrollo para un mejor futuro de la ciudad.

Además, se hizo un llamado a los empresarios del sector para que en el corto plazo la sustentabilidad en la construcción sea una realidad palpable, en beneficio del ambiente y de las nuevas oportunidades y modelos de negocio en el sector.

El simposio se dividió en cuatro paneles: Planeación de ciudades sustentables y financiamiento, Agua (reúso, reciclaje y aprovechamiento), Energías renovables y Reconversión de edificios existentes.

Primer panel
Pablo J. Colás Murillo, presidente del Instituto Mexicano de Ciudades Inteligentes Sustentables y Sostenibles, A. C., participó en el primer panel con la ponencia “Planeación para el desarrollo sustentable de la Ciudad de México”, en la cual se refirió al crecimiento ordenado de las ciudades y su rentabilidad.

Entre los datos que compartió con los asistentes destaca que el 26% de las viviendas del Infonavit se encuentran deshabitadas; en 2015 la Ciudad de México generó 12,000 toneladas de residuos sólidos urbanos, los que transformados a través de un tratamiento podrían abastecer de energía a 200 mil hogares diariamente. Así, dijo que es necesario un análisis de la condición urbana actual, para desarrollar nuevos modelos que brinden datos útiles para trabajar en el futuro. Consideró que la CDMX debe estar lo más homologada posible con las grandes urbes del mundo, y finalizó: “Si el actor político, el gobierno y el Estado, no está convencido del proyecto, no va a haber ciudad inteligente, y si no hay ciudad inteligente, la posibilidad de llegar al colapso es enorme”.

Segundo panel
En el segundo panel, Jorge Diez de Bonilla y Rico, miembro de la Academia de Ingeniería, desarrolló el tema de retrofitting, que es la reconversión de edificios existentes, su normatividad y su financiamiento, como una oportunidad de desarrollo en el sector y medida de mitigación de daño ambiental para la Ciudad de México.

Expuso el caso práctico del edificio CIHAC M16, un proyecto sustentable de reconversión en la capital del país, que cuenta con la certificación LEED Platino, la máxima a que se puede aspirar, con 86 puntos, la mayor cantidad jamás lograda en un proyecto en América Latina. Por invitación de Diez de Bonilla, las empresas afiliadas a la CMIC podrán realizar próximamente visitas al inmueble.

Durante su intervención desarrolló los puntos que se otorgan para la certificación LEED por el uso de tecnologías y metodologías de construcción. Algunos elementos que se toman en cuenta son la ubicación y el transporte, la selección del sitio y su sostenibilidad, el uso eficiente del agua, ahorro energético, materiales y recursos utilizados, calidad del ambiente interior y la innovación en el diseño. También se refirió al estímulo fiscal que ya tienen las azoteas verdes en la capital, hasta de 25% de reducción en el impuesto predial.

Tercer panel
En el panel dedicado a las energías renovables, se desarrolló el tema de la eficiencia energética en las construcciones y los sistemas alternativos de generación de energía (fotovoltaica y eólica). Por la CFE, Lucio de la Rosa Flores, gerente de Distribución División Valle de México Norte, dijo que, según datos del Inegi para 2015, los mexicanos han adoptado el uso de focos eficientes como primera medida en cuanto a dispositivos ahorradores de energía eléctrica; en segundo y tercer lugar, los colores claros en muros y electrodomésticos de bajo consumo eléctrico, respectivamente.

Explicó las formas de instalación y la convivencia entre los sistemas fotovoltaicos y eólicos con el convencional, y la aceptación que han tenido en el país.
De la Rosa dijo que antes de hacer un planteamiento de instalación de paneles solares conviene revisar la tarifa que pagamos, ya que no siempre se recupera la inversión.
Sobre los servicios que brinda la CFE en cuanto a instalaciones de interconexión, mencionó que dependiendo del estado de la red eléctrica y de las modificaciones que deban realizarse, se calcula un lapso de 13 a 18 días para su atención.

Concluyó afirmando que esta es “una megatendencia; el mercado está dando las facilidades para que esto se pueda implementar, para que sea rentable y sencillo, para poder considerarse entre los proyectos que ustedes hacen”.

  • El 26% de las viviendas del Infonavit se encuentran deshabitadas; en 2015 la Ciudad de México generó 12,000 toneladas de residuos sólidos urbanos, los que transformados a través de un tratamiento podrían abastecer de energía a 200 mil hogares diariamente. Es necesario un análisis de la condición urbana actual, para desarrollar nuevos modelos que brinden datos útiles para trabajar en el futuro.

Cuarto panel
En el panel “Reúso, reciclaje y aprovechamiento del agua”, Hiram García Velázquez, director de Ingeniería del proyecto Isla Urbana, ofreció datos sobre la problemática del agua en la Ciudad de México: 30% de la que se consume en la ciudad se bombea por el sistema Lerma-Cutzamala, y el 70% se extrae del acuífero ya sobreexplotado; además, el 36% de la población se abastece por vía del tandeo, casi equiparable al 40% de agua que se pierde mediante fugas en la red hidráulica.

En cuanto a esta medida que el gobierno adopta para mitigar la falta de abasto y red hídrica, las pipas, García dijo que “sólo en la delegación Tlalpan se gastan más de 100 millones de pesos anuales en subsidiar pipas y no es suficiente; los usuarios finales tienen que absorber otra parte de ese costo y una pipa les cuesta desde 800 hasta 1,500 pesos”.

El proyecto Isla Urbana comenzó en el año 2009; desde entonces ha instalado 7,500 sistemas de captación de lluvia, con lo que ha demostrado que es viable y contribuye así a la sustentabilidad hídrica en México.

Isla Urbana generó el sistema Tlaloque, que puede librar al agua de lluvia hasta de 75% de la contaminación, para poder hacerla potable; se ha instalado con éxito en viviendas unifamiliares, residencias y escuelas, con un promedio de captación de agua pluvial de 1,000 litros por metro cuadrado de techo al año, aproximadamente.

El Tlaloque tiene una esperanza de vida mínima de 30 años. Explicó que no existe la implementación y certificación correcta para que la legislación conceda beneficios fiscales a los usuarios que cuenten con un sistema de captación, ya que aún es un mercado incipiente. Dijo que ya hay mucha gente que se está preparando con estos sistemas no sólo por la escasez, sino por preocupación respecto al futuro.

El proyecto cuenta con otro sistema que puede filtrar el agua de manera que pueda ser útil para el consumo humano. Existen tres empresas que lo están implementando, y afirmó: “Yo creo que este mercado va mucho hacia arriba y nosotros solos no lo vamos a poder atender”.

Para cerrar, indicó que el próximo año tienen una expectativa de instalación de 100 mil sistemas de captación en escala nacional.

Clausura
Durante la clausura del simposio, María de Lourdes Martínez Rodríguez, presidenta de la Sociedad Mexicana en Construcción Sustentable y Eficiencia Energética, afirmó que somos parte del problema del cambio climático y tenemos el compromiso de desarrollar ahora una alternativa de solución. Recordó las tres grandes líneas de acción en la sociedad que preside: aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, protección del medio ambiente, y educación y conocimiento para la sustentabilidad ambiental.

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 634 Julio-Agosto 2018

2018-08-15T11:37:04+00:00agosto 13th, 2018|Revista Mexicana de la Construcción|