Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

El precio unitario es el importe de la remuneración o pago total que debe cubrirse al contratista por unidad de concepto terminado y ejecutado conforme al proyecto, especificaciones de construcción y normas de calidad.

El análisis, cálculo e integración de los precios unitarios para un trabajo determinado deberá guardar congruencia con los procedimientos constructivos o la metodología de ejecución de las obras, con el programa de ejecución convenido y con los programas de utilización de personal, maquinaria y equipo de construcción.

Analizar e integrar un precio unitario implica el uso y clasificación de los insumos que serán necesarios para la correcta ejecución del concepto de trabajo, además de la aplicación de los elementos que integran el factor de sobrecosto (FSC), conformado por el costo indirecto, el financiamiento, la utilidad y los cargos adicionales. Los insumos que componen el costo directo se clasifican en tres tipos: materiales, mano de obra, y maquinaria y equipo (véase figura 1). En los apartados siguientes se abunda en estos elementos.

Costo directo
Materiales

Se agrupan aquí aquellos materiales necesarios para realizar cada concepto de trabajo de acuerdo con el consumo, dosificación o usos (en el caso de que se trate de un material temporal, como la cimbra); debe considerarse el desperdicio que se presenta durante la ejecución de los trabajos (véase “Buenas prácticas para determinar el costo directo” en la Revista Mexicana de la Construcción 632).

Mano de obra
Es el personal necesario para realizar cada concepto de trabajo; se tiene que considerar el rendimiento o productividad del trabajador durante la jornada laboral (día de trabajo de ocho horas), de acuerdo con las condiciones particulares de la obra. Dicha productividad se indicará en el análisis de precio unitario, en el número de unidades que produce por jornada efectiva de trabajo.

Aquí figura el concepto de jornada efectiva de trabajo. En México, la jornada laboral en horario diurno dura ocho horas; sin embargo, en la ejecución de la obra el personal obrero no trabaja el 100% de ese tiempo, debido a condiciones particulares de cada obra, como grado de dificultad, clima, condiciones del lugar y especialización del trabajador, entre otras.

Además, la Ley Federal del Trabajo establece que debe concederse al trabajador un descanso para comer, y añade los tiempos que le toma prepararse al inicio y término de la jornada.

Es importante que el análisis de la productividad se haga para una jornada completa. En caso de analizar una actividad que demande un tiempo menor de ejecución y ésta requiera proyectarse al jornal, habrá que modificar el factor de eficiencia para dar como resultado un nuevo rendimiento.

Diversos países utilizan la hora-hombre como forma de pago a los trabajadores; sin embargo, en México esta variable se establece en jornadas y se remunera al trabajador al terminar la semana. Asimismo,
se establece que por cada seis días de trabajo, se tendrá derecho a un día de descanso, procurando que sea el domingo.

Maquinaria y equipo
Se entiende como maquinaria y equipo de construcción aquella que será necesaria para la ejecución de cada concepto de trabajo. Para calcular este factor tiene que considerarse el rendimiento de acuerdo con las condiciones particulares de la obra, y se expresa como la producción de la maquinaria en una hora efectiva de trabajo.

Aquí cabe remarcar el concepto de hora efectiva de trabajo (HET). La hora es la unidad de tiempo utilizada en la industria de la construcción para medir la productividad de la maquinaria y el equipo; una hora efectiva puede considerarse como el tiempo efectivo que se trabaja durante esos 60 minutos.

Para determinar la HET, debe tomarse en consideración que el operador lleva a cabo revisiones de mantenimiento diarias con el objetivo de que la maquinaria o equipo se encuentre en buenas condiciones para ejecutar los trabajos; dicho factor dependerá de las características y complejidad de la maquinaria o equipo, así como de las condiciones climáticas, el tipo de trabajos a ejecutar, los retrasos que puedan presentarse en el proceso constructivo, etcétera.

Diversas publicaciones especializadas en maquinaria consideran que de cada hora de trabajo se pierden 10 minutos, lo que da una eficiencia de 83% para horarios de trabajo diurnos. En el caso de horarios nocturnos, se considera que de cada HET se pierden 20 minutos, es decir, una eficiencia de trabajo de 66% (véase tabla 1).

Es muy común utilizar los básicos o auxiliares en la integración del costo directo, los cuales están conformados por análisis de precios unitarios previamente elaborados. De forma enunciativa se mencionan los siguientes:

  • Concretos, morteros…
  • Andamio de caballetes…
  • Cimbras

Por ejemplo, un básico se puede utilizar en la construcción de un muro de tabique rojo común de 11 a 14 cm de espesor asentado con mortero cemento-arena 1:3, con acabado común. De acuerdo con lo anterior, el análisis de precio unitario a costo directo estará integrado por:

  • Materiales: tabique, agua para humedecer el tabique
  • Mano de obra: la cuadrilla de trabajo que construirá el muro
  • Básico o auxiliar: la mezcla de mortero cemento-arena 1:3, que servirá para juntar el tabique, y el andamio

Es importante revisar que cuando se utilicen básicos o auxiliares no se estén duplicando insumos como la mano de obra o el equipo que integra el precio unitario.

Factor de sobrecosto
El FSC se define como “el factor por el cual deberá multiplicarse el total del costo directo para obtener el importe total del precio unitario o precio de venta”. Se sugiere llamarlo factor de precio unitario (FPU), ya que sobrecosto se entiende como un incremento o subestimación en el costo de una obra.

A continuación se describe de forma general cada uno de los elementos que conforman el FSC.

Indirectos
El costo indirecto corresponde a los gastos generales necesarios para la ejecución de los trabajos no incluidos en los costos directos que realiza el contratista, tanto en sus oficinas centrales como en el sitio de los trabajos, y comprende entre otros los gastos de administración, organización, dirección técnica, vigilancia, supervisión, construcción de instalaciones generales necesarias para realizar conceptos de trabajo, el transporte de maquinaria o equipo de construcción, imprevistos y, en su caso, prestaciones laborales y sociales correspondientes al personal directivo y administrativo.

Financiamiento
El costo por financiamiento deberá estar representado por un porcentaje de la suma de los costos directos e indirectos, y corresponderá a los gastos derivados de la inversión de recursos propios o contratados que realice el contratista para dar cumplimiento al programa de ejecución de los trabajos calendarizados y valorizados por periodos, tomando en cuenta los plazos para la presentación, revisión, aprobación y pago de las estimaciones de obra ejecutada.

Utilidad
El cargo por utilidad es la ganancia que recibe el contratista por la ejecución del concepto de trabajo; será fijado por el propio contratista y estará representado por un porcentaje sobre la suma de los costos directos, indirectos y de financiamiento.

Cargos adicionales
Son las erogaciones que debe realizar el contratista, convenidas como obligaciones adicionales que se aplican después de la utilidad del precio unitario porque derivan de un impuesto o derecho causado con motivo de la ejecución de los trabajos y que no forman parte de los costos directos, indirectos y por financiamiento, ni del cargo por utilidad.

Cada uno de los elementos que componen el FSC se representará en el formato de precio unitario como un porcentaje.
El FSC o FPU se obtiene multiplicando el importe del costo directo del concepto de trabajo por el porcentaje del indirecto, y posteriormente en forma de cascada por el porcentaje del financiamiento, la utilidad y, en su caso, los cargos adicionales. En la tabla 2 se ejemplifica la aplicación del FSC.

Formato de presentación de la tarjeta de precio unitario
En la figura 3 se ejemplifica la información mínima que debe contener la tarjeta para la elaboración del análisis de precio unitario.


Notas:

  • Fuente de información: Catálogos de Costos Directos que publica la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.
  • La información presentada es solamente una referencia del costo que puede tener el concepto de trabajo mencionado, ya que existen múltiples variables que se pueden presentar como; las especificaciones generales y particulares de construcción, las condiciones climáticas, geográficas, y demás características ambientales que pueden modificar los resultados.
  • El costo de los insumos están determinados en base a cotizaciones efectuadas en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, por lo que se debe tomar en cuenta los costos vigentes de los materiales, mano de obra y maquinaria en la zona donde se ejecutarán los trabajos.

FIGURA 3. Ejemplo de la tarjeta para la elaboración del análisis de precio unitario

Recomendaciones para la elaboración e interpretación

Una tarjeta de precios unitarios se puede interpretar rápidamente siempre y cuando la información se encuentre correctamente estructurada.

Para tal fin, se recomienda, de forma enunciativa mas no limitativa, lo siguiente:

  • El análisis, cálculo e integración de los precios unitarios debe guardar congruencia con los procedimientos constructivos, las especificaciones generales y particulares de construcción.
  • Tomar en cuenta el costo vigente de los insumos (materiales, mano de obra, maquinaria y equipo) en la zona donde se llevarán a cabo los trabajos.
  • En el caso de los materiales, considerar el costo de los acarreos o fletes, maniobras, almacenajes y mermas, entre otros.
  • El costo de los insumos no debe incluir el impuesto al valor agregado (IVA). Si se trata de vivienda, el IVA deberá estar incluido en el costo.
  • Si la unidad utilizada en el concepto de trabajo es diferente a la unidad de medida comercial del material requerido, tiene que especificarse en la descripción del material la unidad de medida del producto adquirido y realizar la conversión correspondiente en la cantidad a utilizar.
  • En el apartado de cantidad del material, considerar un consumo adicional debido al desperdicio de éste en la ejecución del concepto de trabajo.
  • El costo de la mano de obra debe incluir las prestaciones que establecen la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social, la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores o los contratos colectivos de trabajo en vigor.
  • Para realizar la evaluación del rendimiento de la mano de obra, deberá considerarse en todo momento el tipo de trabajo a desarrollar y las condiciones ambientales, topográficas y en general aquellas que predominen en la zona o región donde se ejecuten.
  • El rendimiento de la mano de obra debe considerarse por jornada de ocho horas.
  • Para el cálculo de la hora efectiva de trabajo de la maquinaria y equipo, es necesario tomar en cuenta la operación y uso adecuado de la máquina o equipo seleccionado, de acuerdo con sus características de capacidad y especialidad para desarrollar el concepto de trabajo de que se trate.
  • Tomar como referencia los rendimientos que determinen los manuales de la maquinaria, la experiencia que se tiene en el tipo de trabajo a ejecutar y publicaciones especializadas.
  • El costo indirecto, financiamiento, utilidad y cargos adicionales deben ser determinados por la empresa que ejecutará los trabajos, debido a que varían dependiendo el tamaño de ésta, las condiciones particulares y la forma de administración de la obra.

El Centro Nacional de Ingeniería de Costos de la CMIC publica los catálogos de costos directos donde pueden consultarse análisis de precios unitarios a costo directo, integrados de conformidad con lo planteado en el presente artículo. Esos catálogos sirven como referencia en la elaboración de presupuestos. Para mayor información, visite la página web www.cmic.org/ceico

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 641 Octubre 2019