Fuente: El Economista/ Lilia González

Con créditos blandos, de hasta 0% de interés, Bank of China alzó la mano para financiar los grandes proyectos de infraestructura del nuevo gobierno, entre ellos, el Tren Maya, la refinería, los aeropuertos, entre otros que se requieren, así como brindar créditos a las empresas mexicanas en alianzas con las chinas.

  • Realizaría análisis independientes del Tren Maya, la nueva refinería, entre otras obras que planea el próximo Gobierno.

Shanwen Xin, director general del Bank of China México, expresó su confianza con el presidente Andrés Manuel López, quien será su cliente potencial.

Sostuvo que el plan del Banco es ver la oportunidad entre la cooperación de las empresas chinas y también la inversión en proyectos grandes.

“Como banco, vamos a hacer el análisis independiente de los proyectos, uno por uno, por su parte de capital, rendimiento y todo esto, y también vamos a tomar la decisión de si vamos a financiarlo”, refirió. El ejecutivo financiero asiático afirmó que México se ha convertido en el país más importante de América para China, luego de que Estados Unidos impuso fuertes aranceles a sus exportaciones.

El presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, aclaró que la relación México-China se enfocará sólo en el ámbito financiero, pero no será de libre importación, para evitar que se afecte a la planta productiva nacional. Debido a que la manufactura de ambas naciones es muy similar.

Por su parte, Mauricio Doehner, presidente de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem), dijo que las empresas mexicanas buscan ser parte del crecimiento de la industria cementera china, en donde podría haber alianzas entre ambas partes y ser financiadas por el banco chino.

“China es una potencia mundial en cemento, tiene la mitad de la capacidad instalada en el mundo, está racionalizando capital por problemas de medio ambiente que tiene en su país, y lo que hacen es mantener capacidad productiva dentro del país y no están exportando”, acotó. El representante de las empresas cementeras mexicanas, como Cemex, explicó que la forma de hacer negocios con los chinos es mediante asociaciones empresariales para hacer “proyectos llave en mano”, como lo han hecho en América Latina. Ahora, México puede ser de interés para que ellos ofrezcan créditos a tasas atractivas para que se realice más infraestructura en el país.

Doehner comentó que los chinos dan financiamiento a tasas bajas y hacen alianzas para proyectos en específico, como infraestructura. “Nos interesaría mucho explorar, estamos abiertos a trabajar. Ha habido proyectos a tasas cero en Latinoamérica, es una política del gobierno chino”.