Fuente: El Economista/ Lourdes Flores

  • Existe potencial en Nuevo León para el financiamiento de tipo media y residencial.

El Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) prevé colocar este año 1,150 millones de pesos, con desarrolladores de vivienda, en el noreste del país, lo que representará un incremento de 35% con respecto al año anterior; a nivel nacional la meta es de 10,800 millones, es decir, 20% más que en el 2018, indicó Rodrigo Padilla Quiroz, su director general.

“El BIM se ha consolidado en la sexta posición del grupo de bancos que financian vivienda con 9,000 millones de pesos en colocación de crédito durante el 2018 y para este año la meta es invertir 10,800 millones de pesos”, comentó durante una reunión con desarrolladores e inversionistas regios.

Agregó que Nuevo León es una zona atractiva para invertir porque con 3.5% del territorio genera 7.3% del Producto Interno Bruto.

Además, ocupa el tercer lugar en hipotecas de la banca comercial, detrás de la Ciudad de México y Jalisco, y es el estado con mayor participación en la economía formal.

El financiamiento que ofrece el BIM, dijo, es para construcción de casas, principalmente del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y vivienda social; sin embargo, hay un potencial muy grande en Nuevo León para financiar más de tipo media y residencial.

El BIM apalanca a proyectos con un costo desde 30 millones hasta 400 millones de pesos, con tasas que pueden variar dependiendo del producto; por ejemplo, para desarrollo de vivienda sustentable es Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) más 4.5% y para otros proyectos prestan a tasa TIIE más 6%, mencionó.

“Los proyectos mixtos son muy comunes en Monterrey, normalmente el horizonte del proyecto entre 12 y 36 meses, ya sea horizontal o vertical, (pero deben tener una) posición de capital saludable”, explicó.

El banco tiene dos fuentes de financiamiento: captación de clientes patrimoniales y a través de la Sociedad Hipotecaria Federal.

Aunque su propósito no es financiar la tierra, a sus clientes recurrentes les prestan hasta 50% del costo de la tierra con un horizonte a corto plazo, “que por ende es mucho más económico y más acorde con el modelo de negocio”, manifestó.

El Banco Inmobiliario Mexicano cuenta con 18 oficinas en todo el país, en la región tiene oficinas en Monterrey y en la ciudad de Torreón, Coahuila.

Dinamismo
En cuanto a la expectativa de desaceleración de la economía, Rodrigo Padilla opinó que hay que considerar que los arranques de sexenio son lentos, por lo que esperan un mayor dinamismo en la inversión este segundo semestre.

“Los ciclos económicos son algo normal, siempre están presentes. La vivienda en México tiene como principal impulso a la población; en los siguientes 15 años es cuando más formación (de vivienda) va a haber, porque es un negocio de largo plazo”, destacó.