Arranca plan para convertir la basura en energía para el Metro

Fuente: La Crónica /Arturo Ramos Ortiz

El Gobierno de la Ciudad de México planea resolver el problema que generan 12 mil toneladas diarias de basura a través de electricidad para mover el Metro. En los próximos días licitará la construcción de dos plantas procesadoras de desechos que deberán nutrir de energía suficiente, al menos, a una de las líneas del Metro de la capital.

Todo esto debe dar resultados en un lapso menor a un año.

Un proyecto alternativo es que la electricidad producida por las plantas sirva para alimentar equipo del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, pero la prioridad es que el Metro se mueva a partir del aprovechamiento de la basura.

En el corto plazo, es decir, antes de que acabe la presente administración, las 12 mil toneladas deberán dejar de ser enviadas a tiraderos mexiquenses, en donde la basura capitalina termina siendo enterrada o pepenada en forma extremadamente ineficiente.

El proyecto global, al que Crónica tuvo acceso, prevé que la basura de la Ciudad de México deje de salir de su territorio conforme al siguiente esquema general:

Ocho mil toneladas en los procesamientos para generar electricidad (a partir del establecimiento de plantas de alta tecnología).

De dos a tres mil en la remisión de materiales mixtos en forma de bloques de combustible a plantas industriales de hornos de alta tecnología.

De dos a tres mil en reuso a partir de centros de pepena eficientes.

La licitación para las dos plantas de recepción y procesamiento de basura deberá emitirse en los próximos días y aclarará diversos aspectos técnicos sobre la capacidad de la planta y los costos que deberán invertirse.

Lo que es un hecho que el diseño de ambas instalaciones deberá realizarse in situ, es decir, no podrá tratarse de plantas reutilizadas, ya que eso va en detrimento de la eficiencia del procesamiento. Un objetivo planteado en el proyecto es que no debe generarse contaminación significativa, es decir, la energía deberá producirse a partir de procedimientos que aprovechen la descomposición de la basura y evitar un quemado simple de la misma.

En cuanto a la basura que se está enviando actualmente a industrias de hornos que utilizan temperatura extremadamente altas, diversos componentes de la basura de la Ciudad de México resultan ideales debido a su costo relativamente bajo y a que tienen propiedades de combustión bastante aceptables.

En el caso de Cemex, que está absorbiendo actualmente más de mil toneladas diarias, es la empresa privada la que está a cargo del recibir y del procesamiento final para fabricar una suerte de tabiques combustibles que deben ser transportados hasta las plantas industriales en las que serán utilizados.

Finalmente, en cuanto a la pepena, el proyecto global prevé la reutilización intensiva de materiales que los capitalinos están tirando. En realidad, con la selección eficiente de materiales reutilizables, se reduciría de 12 mil a 10 mil toneladas diarias de material que debería repartirse entre las plantas de alta tecnología a licitarse y los altos hornos.

2016-10-17T17:05:25+00:00 septiembre 22nd, 2016|Construcción|