APP de conservación carretera, con potencial

Las Asociaciones Público Privadas (APP) en conservación de carreteras han causado “gran interés” entre el sector empresarial y ayudado a atender de la mejor manera un segmento históricamente castigado a pesar de su importancia, por lo que la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) dejará listo un paquete de cuatro tramos que podrán ser licitados en el 2019, los cuales se suman a los seis que se lanzaron en este sexenio.

Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Los tramos quedarían listos para ser licitados en el 2019; están enfocados en corredores de carga hacia EU, reveló Óscar Callejo, subsecretario de Infraestructura.

“Sin duda, hay que apostar al modelo. Hay mucho potencial. La red federal es de 40,000 km y no necesariamente todos son ejes troncales, que suman 18,000 km y los paquetes que llevamos están incluidos ahí (1,731 km). Nos hemos enfocado en el corredor 57, México-Nuevo Laredo, con ramal a Piedras Negras, porque es el que más carga lleva a Estados Unidos”, comentó en entrevista el subsecretario de Infraestructura, Óscar Callejo. Desde su lanzamiento, en el 2016 ante los recursos presupuestales, se han adjudicado seis tramos y cuatro más están en proceso de licitación y sus fallos se darán a más tardar el próximo mes (todos con una vigencia de 10 años).

El monto total de los trabajos es de 56,800 millones de pesos y de acuerdo con el funcionario, de traerse a valor esas tareas de conservación representan un ahorro al gobierno federal cercano a 10%, más el riesgo que asumen las empresas constructoras.

“El antecedente que tenemos son los proyectos multianuales de conservación, los cuales tenían el agravante de que su presupuesto estaba sujeto a la disposición de recursos dentro del programa, por lo que no se garantizaba al contratante tener el mismo recurso ni que se conservaran en las mismas condiciones los kilómetros asignados y las APP ya tienen un presupuesto asignado independientemente de lo que se asigne a la SCT”, explicó Callejo. Además, se traslada parte del riesgo de los trabajos al privado, porque tiene que cumplir con estándares de calidad y diversos conceptos que son medibles para garantizar que esté en óptimas condiciones el tramo.

Las empresas adjudicadas tienen que reconstruir durante los primeros dos años, desde su base, las carreteras, verificar obras hidráulicas y si encuentran mayor daño que arreglar, entre otras cosas. Y durante los siguientes ocho años dedicarse a conservarlas.

—¿Cómo se vigilan todos los trabajos?

Hay una supervisión ligada, cada contrato tiene supervisión contratada por el fideicomiso de la APP, que cuenta con el visto de la SCT. Nosotros no gastamos en esa actividad, pero si no se cumple con lo acordado, no se paga y cualquier cosa malhecha se vuelve hacer. Los pagos son trimestrales y a la fecha todo se ha pagado en lo estipulado.

—¿Qué tan grande ha sido el interés del sector privado por participar en este esquema?

Demasiado, como se ha visto en las licitaciones anteriores, muchas empresas se han interesado. Han sido proyectos que causan interés tanto en la parte de construcción como financiera, porque no hay más proyectos de este tipo y el hecho de tener menores costos indirectos y utilidad mayor resultan atractivos. Sobre todo, nos interesa que se conserve la red carretera de acuerdo con el presupuesto que presentan avalado por la SCT.

—Ya van 10 paquetes de conservación, ¿hay que seguir apostando?

Claro y ver todas las opciones a atender con esos recursos. Por ejemplo, está el eje troncal del Transpeninsular de Baja California, que no tiene mucha carga y a lo mejor hay una carretera que conecte San Luis Potosí con Aguascalientes que no es un corredor, pero tiene mayores necesidades por el flujo y tipo de carga que transita por ahí; por eso es necesario hacer los estudios de niveles de aforo y servicio correspondientes. Vamos a dejar listos cuatro paquetes de conservación.

LAS APP DE CONSERVACIÓN DE CARRETERAS
Se suscribe un contrato de servicios de largo plazo (10 años) entre un particular (desarrollador) y la SCT.
En los primeros dos años del contrato se realizan trabajos de rehabilitación; en los ocho años posteriores, trabajos de conservación.
El desarrollador proporciona un conjunto de servicios integrales, para lo cual debe construir, proveer y financiar los activos necesarios.
A cambio, el desarrollador recibe una contraprestación por los servicios proporcionados cada trimestre.
Este pago puede variar, pues está sujeto a un sistema de evaluación de cumplimiento.

2018-03-16T11:09:31+00:00 marzo 16th, 2018|Comunicaciones y Transportes|