Fuente: Reforma/ Azucena Vézquez

El fondo de capital privado AINDA Energía & Infraestructura analiza invertir en 14 proyectos: 10 de energía y cuatro de infraestructura del País.

De ese total, entre seis y ocho podrían concretarse y se invertirían los cerca de 12 mil millones de pesos que todavía tiene el fondo, como resultado de la primera emisión de capital de su certificado de capital de desarrollo (CKD), dijo Manuel Rodríguez Arregui, socio fundador del mismo.

“Pues en nuestro caso tenemos muchos más proyectos que dinero, lo cual refleja que México sigue siendo un país de muchas oportunidades”, comentó.

El resto podría no concretarse, pero de ser así, eventualmente el fondo iría por más capital para destinarlo en esos proyectos, expuso.

“Cuando levantas el segundo fondo, una de las cosas que te preguntan los inversionistas es qué proyectos traes, entonces lo que se te haya quedado del primer fondo, te ayuda a levantar el segundo”, mencionó.

Mientras eso sucede, uno de los proyectos donde se inyectará el capital de la primera emisión es el de las autopistas Tuxtla Gutiérrez San Cristóbal, y Arriaga-Ocozocoautla, en la que invertirá este año mil 190 millones de pesos, con lo cual obtendrá un 49 por ciento de participación en el mismo, describió Rodríguez Arregui.

El fondo también invertirá en proyectos de producción y exploración de petróleo y gas en tierra, otros de infraestructura, incluidas obras hidráulicas, así como algunos de energías renovables.

Uno de esos proyectos es de energía y requerirá alrededor de 3 mil 180 millones de pesos.
Detalló que los proyectos que analizan se ubican en 10 estados del País, entre ellos San Luis Potosí, Guanajuato, Nuevo León y Puebla.

Sin embargo, Rodríguez Arregui declinó dar detalles de cada proyecto por cuestiones de confidencialidad.

Sobre cómo será usado el recuso de la emisión de capital por 12 mil 900 millones de pesos, explico que se obtuvieron 4 mil 400 millones de pesos de la serie A y 8 mil 500 millones de pesos de la B.

Detalló que en un proyecto se invierten hasta 880 millones de pesos de la serie A y, una vez rebasado ese monto, si son necesarios más recursos, se recurre al capital de la serie B.