Fuente: Excélsior/ Jose Guadarrama

Eduardo Ramírez, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), reveló que se realizan reuniones con las constructoras afiliadas al organismo y que pudieran ser afectadas por el anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, con el fin de mitigar daños. En entrevista, expresó que en breve será emitido un posicionamiento conjunto.

  • Los contratos no se pueden trasladar a otras edificaciones, dice el presidente de ese sector

Ramírez comentó que las empresas afiliadas a la CMIC están en libertad, si así lo desean, de apoyar al nuevo gobierno en el desarrollo de su proyecto en la base militar de Santa Lucía y que esa obra, junto con los trabajos de rehabilitación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, generarán empleos, que quizá no compensen el número de los que estaban creando con la construcción de Texcoco.

Ramírez dijo que, sin embargo, el presidente electo ha exteriorizado su meta de crecer hasta un monto similar al 5 por ciento del PIB para infraestructura, lo cual sería un avance importante, y regresar a los máximos alcanzados hace 10 años, ya que en la actualidad contrasta con entre 2.3 o 2.4 por ciento.

El presidente de la CMIC hizo un llamado al nuevo gobierno para que los proyectos tengan sustentos técnicos dado que no es posible que una obra sustentada en estudios detallados se vaya a cancelar por la decisión de menos del 1 del padrón electoral y sin los soportes que se requieren.

PROYECCIONES
Ramírez dijo tras la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco que la industria de la construcción ajustó a la baja sus expectativas de crecimiento para este año de 2% a sólo 1% y en el mejor de los casos a 1.5 por ciento.

Comentó que la decisión “generó gran incertidumbre respecto de lo que pasará con otros proyectos (…) ahora se debe actuar en estricto apego a la Ley de Obra Pública, ya que los trabajos en Texcoco y en Santa Lucía son independientes en uno hay que liquidar contratos y en el otro iniciar estudios proyectos y obras pero con base en procesos de licitación dado que los contratos ya otorgados no pueden tener continuidad en edificaciones diferentes”.

Dijo que la actividad constructiva será afectada sólo en diciembre de este año sin embargo el impacto más significativo para la industria sería la pérdida de uno 40 mil empleos directos e indirectos.

También influirá en un menor crecimiento el hecho de que el actual gobierno ejercerá sólo 70% de los recursos disponibles este año.

“Ahora se debe actuar en estricto apego a la Ley de Obra Pública ya que los trabajos en Texcoco y Santa Lucía son independientes”. Eduardo Ramírez Leal, Presidente de la CMIC