Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Ya fue publicado un proyecto de convocatoria para que los interesados puedan hacer comentarios y la versión final se difundirá en la primera quincena de julio; se construirán siete posiciones de contacto.

El gobierno federal pretende que antes de concluir el 2019 esté terminada y en operación la ampliación de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que implica la construcción de siete posiciones de contacto en la zona conocida como Dedo L y una inversión estimada en 600 millones de pesos.

Debido a la complejidad de la obra, ya fue publicado un proyecto de convocatoria para que los interesados puedan hacer comentarios (con fecha límite del próximo viernes) y la versión final se difundirá en la primera quincena de julio.

El proyecto ejecutivo de la ampliación estuvo a cargo de Rod Consulting, Impulso y Maximización Contractual y Sacmag de México.

La posición 75 de la T2, donde se realizará la construcción, cuenta con siete posiciones remotas a las cuales acceden los pasajeros mediante autobuses, operación que la terminal acepta que no se realiza en condiciones óptimas de seguridad y los problemas se incrementan cuando existen lluvias o algún otro fenómeno hidrometeorológico.

“El tiempo de embarque y desembarque debería ser de 30 minutos, de acuerdo con estándares de la IATA, aunque, se han observado tiempos de hasta una hora; lo anterior es debido al incremento de usuarios y al tiempo de traslado en autobuses. El costo de los autobuses se publica en el DOF, el último dato es de 771 pesos por media hora por unidad”, explicó la Dirección General de Operación del AICM.

La empresa o consorcio que se adjudique la licitación de carácter nacional tendrá como plazo para realizar la obra un máximo de 142 días naturales.

La necesaria rehabilitación del AICM
La semana pasada, el director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Gerardo Ferrando, mencionó algunas de las adecuaciones planteadas para que el AICM, a pesar de su condición de saturación, pueda ofrecer mejores servicios.

“Son unas instalaciones que dan pena. En los últimos cinco años no se realizaron los trabajos necesarios de mantenimiento porque se pensaba cerrar, pero seguirán sus operaciones”, dijo el funcionario a empresarios de la construcción.

Información de la principal terminal aérea del país refiere que, en las siete posiciones de contacto en Dedo L, ubicadas en la T2, se atendieron 57,000 pasajeros diariamente durante el 2018, lo que representó un total de 20.8 millones de personas, de los cuales 35,000 son nacionales y 22,000 internacionales.

En las posiciones remotas se manejó un total de 9,749 pasajeros por día, así como 112 operaciones promedio, de las cuales 101 son nacionales y 11 internacionales, las cuales no vivieron la mejor experiencia de viaje.

Otras tareas pendientes de realizar en el AICM son: el drenaje profundo en pistas, la rehabilitación de baños y red eléctrica, la remediación del hundimiento en la T2 y la adecuación de los sistemas de navegación.