Fuente: El Economista/ Karol García

En el municipio de Raudales, Chiapas, dentro de las instalaciones de la hidroeléctrica de Malpaso, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el presidente Andrés Manuel López Obrador y el titular de la CFE, Manuel Bartlett, presentaron el Programa Nacional de Electricidad que compromete al nuevo gobierno a fortalecer la capacidad de inversión de la empresa para frenar la compra creciente de electricidad y producir la propia, cancelando con ello el cierre de plantas consideradas obsoletas de las administraciones anteriores.

  • Se utilizarían todas las fuentes primarias de gas natural, así como gas licuado de variados orígenes; se auditará programa de gasoductos

En el Programa Nacional de Electricidad, el nuevo gobierno aseguró que procederá a incrementar la capacidad de generación de las plantas de la CFE e invertir para el aprovechamiento pleno del parque de generación, con énfasis en el mantenimiento preventivo y correctivo, y aumentando el índice de disponibilidad de las unidades generadoras.

Para ello será primordial evitar el cierre de plantas, con el compromiso de rehabilitarlas, echando abajo los planes del anterior gobierno de sustituir 140 plantas que generan con combustóleo diésel, con una capacidad de 15,000 megawatts, por nueva generación que vendría principalmente de fuentes limpias generadas por privados.

Por ello, según el director general de la estatal eléctrica, Manuel Bartlett, se establecerá una política inteligente en el uso de combustibles, a través de la utilización estratégica de todas fuentes primarias de gas natural de Pemex, gas licuado de variados orígenes.

También se auditará el programa de construcción de gasoductos para la CFE de las dos administraciones pasadas, ya que por las características de los contratos se efectuaron pagos a sus operadores privados aun sin que arranque el suministro.

“La administración pasada promovió, y ustedes ya lo saben, una red de gasoductos privados, contratados para su transporte, con una inversión señalada en 15,000 millones de dólares y altas tasas de interés que nos llevarán a un compromiso de 70,000 millones de dólares. Sin embargo, ese sistema está paralizado por diversos problemas sociales, ineficiencias, responsabilidades, sin haber aportado una molécula de gas”, expuso Bartlett.

En materia hidroeléctrica, se prevén proyectos de factibilidad de instalar 2,000 megawatts de plantas hidroeléctricas, aprovechando 363 estructuras hidráulicas para riego, con potencial para minigeneración de 484 megawatts.

En colaboración CFE-Conagua, se ha considerado, en estudios realizados los pasados días, la posibilidad de incrementar la capacidad en 3,300 megawatts, 26 por ciento.

Con el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, aseguró que van a capacitar técnicos de CFE, ingenieros en toda la República, a los jóvenes que van a recibir este apoyo.

“Finalmente, utilizarán 47,000 kilómetros ya instalados de fibra óptica conducida por las redes de transmisión y distribución propiedad de la Comisión Federal de Electricidad, sistemas que ustedes han desarrollado”, aseguró.

Uso de la capacidad existente
En su participación dentro de la presentación de este programa, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, reconoció que construir grandes hidroeléctricas hoy es un proceso muy complejo para el que existe cada vez más oposición por parte de ambientalistas, por lo que utilizar la infraestructura existente permitirá terminar con el que considera un desmantelamiento de la CFE, que incluso podrá competir en el mercado pero en condiciones justas.

“Si ya se tiene esta infraestructura vamos a potenciarla, vamos a modernizar estas plantas y que se frene, esa ya es una instrucción, el desmantelamiento de la Comisión Federal de Electricidad, no se va a cerrar una sola planta más, se acaba la política de estar cerrando las plantas de generación de energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad”, enfatizó.