Fuente: El Financiero/ Zenyazen Flores / Jeanette Leyva

El presidente de México indica que en su gobierno se actuará de manera muy prudente en el control del alza de precios, y se buscará que Banxico sea coadyuvante en salvaguardar el equilibrio macroeconómico de las finanzas públicas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador apuesta a que en su sexenio el modelo económico a seguir sea uno donde haya crecimiento pero sin inflación, y en el cual el Banco de México sea coadyuvante en salvaguardar el equilibrio macroeconómico de las finanzas públicas.

“Por eso las recomendaciones del Banco de México, que tiene como propósito controlar la inflación, también el crecimiento, pero más el control de inflación”, dijo durante la presentación del ‘Programa de Impulso para el Sector Financiero’.

“Nos gustaría que no solo sea control de inflación, sino que también se pensara en el crecimiento. Pero en lo que corresponde al control de inflación, nosotros vamos a actuar de manera muy prudente, muy responsable, o sea, que haya crecimiento sin inflación”, expuso.

Al explicar el modelo de crecimiento sin inflación, hizo una analogía de la economía con el calentamiento del motor de un auto.

“Los economistas a veces lo resuelven de manera muy fácil. Se habla del símil de cuando se calienta un carro, que eso es el equivalente a la inflación, para que el carro ya no se caliente se apaga el carro; ya no se calienta, ya no hay inflación, pero ya no camina el carro, no hay crecimiento. Entonces, aquí el chiste está, el meollo del asunto estriba en que el carro camine sin calentarse; ese equilibro”, señaló.

Por separado, Gerardo Esquivel, nominado por López Obrador para ocupar el cargo de subgobernador en la Junta de Gobierno de Banxico, señaló que el crecimiento sin inflación “es un objetivo deseable que crezcamos y que podamos crecer sin endeudamiento y sin inflación”.

Cuestionado sobre si el presidente se refirió a que Banxico debe tener un mandato dual, dijo que “no dijo eso (López Obrador), dijo que sería deseable el crecimiento económico con baja inflación y sin endeudamiento. Nadie está proponiendo cambiar esto (mandato único)”.

Inclusión financiera
La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó el Programa ‘Impulso para el Sector Financiero’ que consiste en ocho acciones enfocadas a la inclusión financiera, incentivos para la incorporación de empresas a la Bolsa y lanzamiento de medios de pago más eficientes.

El titular de la dependencia, Carlos Urzúa, y el subsecretario del ramo, Arturo Herrera, presentaron el programa elaborado en conjunto con Banxico y con el apoyo de la Asociación de Bancos de México, el cual tiene como meta contribuir a resolver los dos problemas más importantes del país de acuerdo con la actual administración: falta de crecimiento y la desigualdad.

Entre las acciones están una plataforma de pagos mediante dispositivos móviles, apertura de créditos de nómina con cualquier banco, mayor flexibilidad al régimen de inversión de las Afores y apertura de cuentas bancarias para jóvenes de 15 a 17 años, entre otros.


Mercado ‘palomea’ plan
El programa provocó reacciones positivas entre los participantes bursátiles y analistas. El principal índice accionario cerró con un alza de 1.65 por ciento. “Definitivamente sí ayudó, devuelve cierta confianza sobre el gobierno. Creo que el plan sienta las bases para una reforma financiera que tendría que darse en el corto plazo”, dijo Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

Placeholder block
Las 8 acciones
Ejes del Programa de Impulso al Sector Financiero

1. Impulso de una plataforma de pagos mediante dispositivos móviles.

2. Apertura de créditos asociados a la nómina con cualquier banco.

3. Regulación de reportos y préstamo de valores.

4. Fortalecimiento de incentivos para la incorporación de empresas al mercado de valores así como eliminación de discriminación entre inversionistas.

5. Mayor flexibilidad a intermediarios financieros.

6. Mayor flexibilidad al régimen de inversión de las Afores.

7. Eliminar barreras para la inclusión financiera de jóvenes entre los 15 y 17 años de edad para la apertura de su primera cuenta de débito y fungir como titulares de cuenta.

8. Reconfiguración y fortalecimiento de la Banca de Desarrollo para beneficiar a 15 millones de nuevos clientes.