Fuente: Reforma/ Nalley Hernández

A días de que el actual sexenio concluya, constructores acusan que al menos desde agosto se suspendieron licitaciones y pagos de obras, sobre todo a nivel municipal, con lo que el avance en el monto ejercido en inversión quedará estancado al cierre del año.

Así lo declaró Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), quien afirmó en entrevista que esas son las quejas que ha recibido de agremiados alrededor del País.

“No se ejerció todo el recurso, nosotros insistimos desde abril, mayo, que los recursos que ya estaban destinados no se detuvieran, sin embargo por el tema de las elecciones, en algunos estados fueron demasiado cautos, no invirtieron a tiempo y luego nos enteramos que en agosto se empezó a cerrar la cortina”, explicó.

“Le pedíamos al Gobierno que está a punto de concluir que no hiciera eso, si todos los procesos se hacen transparente y se cumple la ley, nosotros creíamos que no tendrían porque bajar la cortina y nos enteramos de manera extraoficial, nunca se nos comunicó que el 15 de agosto ya no dieron más fallos, ya no licitaron más obras y se quedaron proyectos importantes, ahí en papel”.

De los 625 mil millones de pesos enfocados a obra pública, se prevé que se ejerza al cierre de esta Administración cerca del 70 por ciento, de acuerdo con la CMIC.

Y es que, las principales dependencias que ejercen el mayor monto del presupuesto, en algunos casos como el del IMSS, al cierre de agosto apenas llevaban ejercido 15.9 por ciento de su presupuesto modificado.

Según datos del documento “Avance en el ejercicio de la inversión física presupuestaria al mes de agosto de 2018”, del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción, las 10 principales dependencias que concentran cerca de 60 por ciento de la inversión total en infraestructura, con 371 mil 612 millones de pesos, llevaban ejercido 59.4 por ciento, del presupuesto.

Ramírez Leal detalló que, tanto la suspensión de licitaciones de obras y la falta de pago, hechos que se han dado principalmente en proyectos que aunque eran coordinados a nivel municipal recibían recursos federales, afectan la generación de empleos a largo plazo y no son la cantidad estimada, sino un menor crecimiento del esperado para la industria de la construcción.

“Se perdieron oportunidades de generar empleo. En la industria generamos alrededor de 6 millones de empleos directos y empieza a decaer esta cantidad, también puede tener una reducción importante, aunque los números del IMSS han señalado que ha habido un incremento, en la industria no ha aumentado lo que estábamos esperando”, comentó.