Sur-sureste contrae a la construcción en territorio mexicano

El valor de la construcción en el país continúo durante la primera mitad del año en terrenos negativos debido a la contracción que se registró en la región sur-sureste; el principal factor de la disminución fue la debilidad en obras relacionadas a edificios industriales, comerciales y de servicios, así como el deterioro en vivienda, carreteras, caminos y puentes. Estos tres tipos representan 57.7% del total de producción.

Así, en el acumulado enero-junio del 2017, este sector, el cuarto de mayor importancia en la actividad económica nacional, cayó 3.5% a tasa anual real, cifra que representó, para un mismo periodo, el descenso más pronunciado en los últimos ocho años y el segundo de forma consecutiva.

El sur-sureste fue la única zona de México con un desplome en la construcción: 29.1%, cuyo valor fue de 29,716.4 millones de pesos, es decir, 14.7% del total, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En la región sólo el estado de Chiapas exhibió un aumento (23.3%); los mayores declives se dieron en Oaxaca (57.9%), Campeche (51.0%) y Tabasco (46.4 por ciento).

El comportamiento en la economía chiapaneca resultó del dinamismo en edificación (vivienda, edificios industriales y comerciales, escuelas, hospitales) y agua, tratamiento y saneamiento (sistemas de agua potable y drenaje, presas y obras de riego).

Los territorios con caídas mostraron detrimento en las obras de edificación; agua, tratamiento y saneamiento; de transporte y urbanización (obras de transporte en ciudades y urbanización, carreteras, caminos y puentes, obras ferroviarias, infraestructura marítima y fluvial), y de petróleo y petroquímica (refinerías y plantas petroleras, oleoductos y gaseoductos).

Sobre la tendencia negativa en el sur-sureste, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), expuso que la mayoría de los estados que integran la región no cuenta con un modelo económico desarrollado, aunado a una población dispersa en áreas rurales, lo que limita la generación de obras.

Tabasco y Campeche padecen la misma problemática vinculada a la caída en la producción petrolera, que frenó la oferta de casa-habitación y desarrollos inmobiliarios, manifestó Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey.

En Guerrero y Oaxaca, “la aversión de inversionistas privados a construir ha derivado de los problemas políticos y sociales que enfrentan estas entidades”, indicó.

Refirió que en Chiapas ha habido un impulso en la construcción de desarrollos inmobiliarios, particularmente en San Cristóbal y Tuxtla.

Apuesta por edificaciones

Con una dinámica opuesta a la del sur-sureste, el centro fue la región que tuvo el mayor crecimiento en el valor de la construcción en el primer semestre del año, de 4.7% a tasa anual real, ostentando 21.4% del total nacional.

En la zona, dos entidades aportaron en conjunto 78.7% del valor generado: Estado de México, con 20,145.8 millones de pesos (46.7%), y la capital del país, con 13,832.3 millones (32.0 por ciento).

Por otra parte, cayeron Hidalgo (46.9%), Tlaxcala (36.0%) y Puebla (29.1%), mientras registraron aumentos la ciudad (9.4%), Estado de México (31.7%) y Morelos (108.9 por ciento).

A Puebla le afectó la disminución de obras en transporte y urbanización, y a Tlaxcala e Hidalgo, en sistemas de agua potable y drenaje, presas y obras de riego. Estado de México apostó por carreteras, caminos y puentes, y Morelos y Ciudad de México, por edificación de vivienda y centros comerciales e industriales.

La baja observada en los estados poblano e hidalguense resultó por un recorte significativo en el gasto y, por ende, en la obra pública, mencionó Tenorio Aguilar.

Explicó que en algunos municipios de Morelos se presentó un aumento en desarrollos de vivienda así como algunas obras públicas de riego, mientras que en la capital, precisó, sigue siendo construcción de desarrollos inmobiliarios, edificios corporativos y plazas comerciales, que en parte deriva de que cuenta con más fuentes de financiamiento.

Infraestructura carretera

En el centro-occidente, el valor de la construcción reflejó un incremento anual real de 3.7% en el periodo enero-junio, debido principalmente a tasas elevadas en Querétaro (20.4%), Guanajuato (13.2%), San Luis Potosí (9.3%) y Jalisco (8.4%); en conjunto generaron 76.1% del total generado en la región, que fue de 59,539.2 millones de pesos.

El especialista del Tecnológico de Monterrey detalló que debido al desarrollo de libramientos carreteros en Querétaro, se observó un aumento en el sector, así como en Guanajuato, donde también hubo obra pública en infraestructura carretera. Mientras, en el caso de San Luis Potosí, refirió, se debió más a obra privada, fundamentalmente de desarrollos inmobiliarios.

Las entidades que se contrajeron fueron Michoacán (43.5%), Aguascalientes (8.1%) y Nayarit (3.2%); Kristobal Meléndez destacó que en el primer territorio se originó por la disminución en la inversión pública, como consecuencia de los recortes del gobierno federal.

La región norte concentró la mayor parte del valor de construcción en el país, por un monto de 69,109.4 millones de pesos, y reflejó un aumento de 1.1% a tasa anual real en el lapso de análisis.

Las variaciones positivas sólo fueron en Coahuila (65.6%), Sonora (33.5%) y Baja California Sur (31.5 por ciento).

2017-09-06T14:01:49+00:00 septiembre 6th, 2017|Construcción|