Fuente: Excélsior/ José de J. Guadarrama

  • Datos de la CMIC para 2019.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) ha detectado hasta la fecha que 800 empresas del ramo han dejado de estar activas, principalmente entre micros y pequeñas, debido a que por la caída de la actividad constructora, derivado del lento arranque de los proyectos públicos, el subercicio y que las tareas de mantenimiento y construcción de carreteras rurales y escuelas, entro otros factores que se presentaron en 2019, “propiciaron que bajaran sus cortinas”, dijo Eduardo Ramírez Leal, presidente de la CMIC.

Explicó que, sin embargo, se mantiene en marcha un análisis al respecto dado que hay indicios de que una de cada cinco empresas del ramo pudo dejar de operar durante el año pasado.

Precisó que lo anterior puede arrojar un número final de más de dos mil empresas que han dejado de operar, y aclaró “ni hemos terminado, pero ya van alrededor de 800 empresa que ya no se han registrado y es señal de que ya no están activas. Creemos que en las siguientes semanas deberemos de concluir; pero de las dos mil que estimamos, hasta el momento no sabemos nada de 800”.

En tal sentido, comentó que urge la apertura de más oportunidades, principal mente para las compañías de menor tamaño que están dirigidas por ingenieros y arquitectos que se encuentran dentro de la economía formal que pagan impuestos y generan empleos.

Agregó que una de esas oportunidades podría ser el desarrollo de los mil 350 bancos del bienestar, ya que estas empresas no es necesario que se muevan hacia lugar alguno, debido a que se encuentran en zonas donde se requerirán las obras, que tienen capacitación y que pueden ser un apoyo importante para la Secretaría de la Defensa Nacional.

Comentó que tales bancos entran en el rango de construcciones pequeñas con valor de 3.5 o cuatro millones de pesos cada una, por lo que es una gran oportunidad en donde el gobierno estima que se invertirán alrededor de cinco mil millones de pesos.

“Las promovemos porque son constructoras que no se tienen que trasladar de un lado a otro están en todos los municipios y ejidos”, dijo.

Destacó que para 2020, si el gobierno aplica los recursos en tiempo y no como en 2019 que la inversión se activó tarde, habrá mejoras.

Dijo, que afortunadamente dependencias como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), fue la más activa en 2019, y que entre noviembre y lo que va del año ya han aplicado más de mil 300 licitaciones, cuyos fallos han salido entre enero y lo que va de febrero.

Explicó que muchas de esas licitaciones son de conservación rutinaria, otras con trabajos ligados a mantenimiento menor de carreteras.

“Todos esperamos que las condiciones mejoren no sólo en el sector público sino también en el empresarial. La semana pasada arrancaron las inversiones”, agregó.

2000 EMPRESAS son las que se estima podrían ya no estar activas pero se sigue con el conteo en lo que va del año.