48 mil millones de pesos para levantar al país

El 17 de octubre, casi un mes después del último desastre natural que conjugó dos terremotos y tres huracanes, el presidente Enrique Peña Nieto y los principales secretarios de Estado actualizaron el reporte de daños y pérdidas. Las cifras de reconstrucción, colosales; los damnificados, millones.

Fuente: Mundo Ejecutivo/ Enrique Miranda

La suma anunciada en Los Pinos para la reconstrucción nacional rebasó en 10.5 millones de pesos a los 37 mil 500 millones de pesos que se habían calculado a las dos semanas del último sismo, el del 19 de septiembre. La mayor parte del costo, evidencia el reporte, se adjudica a reparaciones y reedificaciones.

La capital del país tiene saldos impagables: 228 víctimas mortales y más de 30 niños huérfanos. Se contabilizan mil inmuebles que deben ser demolidos y 7 mil más con daños estructurales. El mercado inmobiliario y de construcción encontrarán oportunidad de crecimiento y sobre todo de renovación en un panorama de daños que poco se compara con el que dejó el terremoto de 1985.

Al respecto, Abraham Vergara Contreras, coordinador de la licenciatura en Contaduría y Gestión Empresarial en la Universidad Iberoamericana, comenta que “la construcción va a ser uno de los sectores con mayor dinamismo, los materiales como el cemento tenderán a subir de precio.

Así como el comercio detallista tuvo que recortar sus ventas y plazas de trabajo (de acuerdo con la ANTAD, 13 tiendas departamentales resultaron afectadas), también existirán industrias que se beneficien positivamente del terremoto”.

Abraham Vergara agrega que a pesar de las afectaciones comerciales, el contexto económico nacional es muy diferente al que se vivía en 1985, cuando un terremoto de 8.1 grados paralizó las finanzas del país.

“En ese año las variables macroeconómicas no eran las más alentadoras, tampoco digo que hoy lo sean, pero no tenemos inflación de casi 100% como entonces, las tasas de interés eran altísimas, además el grado de destrucción de este año fue mucho menor. Pareciera que sí tenemos los recursos para enfrentar esta reconstrucción de una forma que no tengamos que recurrir como en 1985 a más deuda externa”, aclara el investigador de la Ibero.

Por su parte, Javier García Salazar, director regional del portal inmobiliario Lamudi, ve oportunidades de inversión en el mercado inmobiliario de la Ciudad de México y una reconfiguración en la concentración poblacional en la urbe.

“En cuanto a las zonas más afectadas como las colonias Roma y Condesa o la zona sur de la ciudad, principalmente en Coapa, a corto plazo sí va a ser mayor la oferta que la demanda, por eso van a bajar los precios. Sin embargo, como pasó en 1985, a mediano plazo puede ser una oportunidad de inversión al cambiar el panorama de estas zonas debido a que, en cinco o seis años, las nuevas construcciones que cuenten con nuevas reglas y mejores garantías van a suponer una mayor plusvalía”.

|Javier García agrega que en las zonas aledañas a las más dañadas y en las declaradas seguras ante sismos, como algunas del Estado de México, la renta podría subir en un 10 o 12% con efecto inmediato.

Los Recursos.- Oaxaca y Chiapas resultaron severamente afectados, el golpe sismológico fue doble, primero con un terremoto de magnitud 8.2 y doce días después, casi sin esperarlo, lo que quedaba frágil terminó por derrumbarse con el terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter.

A pesar de que en la Ciudad de México el daño en viviendas fue del 10% en comparación con las dos entidades anteriores, el centralismo se apoderó de las acciones y los medios. Gobierno, empresarios y organizaciones civiles se disputaron las ideas y los deberes.

Los recientes casos de corrupción de más de 10 gobernadores, la falta de credibilidad en las instituciones, así como el oportunismo y la rapiña que se propició ante la confusión, generaron que el sector empresarial creara el 25 de septiembre el fideicomiso Fuerza México, con el fin de tener un fondo de recepción de recursos y transparencia total en el que se esperan recaudar 1,500 millones de pesos.

“A mí se me hace una excelente idea el hecho de que el fideicomiso esté manejado por la iniciativa privada, es más, justo cuando comenzó la idea de que los recursos de los partidos se destinaran a reconstrucción, yo de inmediato di fundí por redes que estos recursos no debían ser manejados por el gobierno y que un fideicomiso debía ser supervisado por las universidades”, comenta Abraham Vergara.

El fideicomiso, creado a través de Nacional Financiera y con una cuenta en Bancomer, tiene un. portal web donde se actualiza información de manera constante para conocer en qué, cómo y en dónde se gastan los recursos federales y los donativos destinados a la población afectada y a la reconstrucción.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señala que este es un compromiso del sector privado donde se contemplan fondos de empresas mexicanas y compañías extranjeras manejados con reglas internacionales de transparencia.

Además de tener coordinación con dependencias federales y fundaciones privadas, el CCE recibe el apoyo consultivo e industrial del CONCAMIN, CON CANACO, COPARMEX, ABM, CMN, CNA, AMIS, CANACO, CANACINTRA, AMIB, COMCE y ANTAD.

El Impacto Económico.- Tras el paro y reacomodo de los mercados experimentados tras los sismos, en especial el del 19 de septiembre, analistas confrontaron ideas con respecto a si este fenómeno afectaría el crecimiento económico, por su parte, nuestros entrevistados hablan sobre sus campos de trabajo: “Lo cierto es que se demandaron más bienes, pero nos falta ver el movimiento en los precios tanto en el consumo como materiales. Cuando esté reflejado en la medida de la inflación yo sí creo que veremos una tendencia si no a la baja, por lo menos en los niveles de 6.80 o 7% que hemos observado en los últimos meses”, analiza Vergara Contreras.

De acuerdo con la expectativa oficial, el secretario de Hacienda, ¡osé Antonio Meade, se pronunció sobre esta afectación y aseguró que más allá del esfuerzo en la reconstrucción, no existirá riesgo alguno en las metas de consolidación fiscal para 2018.

Sin embargo, de acuerdo con la Encuesta sobre las Afectaciones de los Sismos de septiembre de 2017, los ocho estados más afectados representan 35.3% del Producto Interno Bruto. Tan sólo la Ciudad de México aporta un 16.8 por ciento.

En el terreno inmobiliario, Javier García adelanta que “tanto en renta como venta inmobiliaria lo que va a pasar es un efecto dominó, esto se verá en zonas dañadas que van a sufrir no sólo un parón sino un retroceso que estimamos en torno al 20% en un corto plazo”.

Con respecto a los casos de corrupción y de mala calidad en las edificaciones que se derrumbaron, el director regional de Lamudi aclara que los controles, responsabilidades, calidad de los materiales y formas de construcción mejorarán.

“La reglamentación ya existe, el problema es su incumplimiento. Aunado a los nuevos materiales y formas de construcción, un importante factor para el futuro de los bienes inmuebles debe ser el continuo estudio topográfico en un suelo con constantes cambios como el de la CDMX”, puntualiza Javier García.

Abraham Vergara reflexiona ante la tragedia que hay una pérdida importante, pero también se abre una ventana de oportunidad para algunos sectores económicos. El especialista agrega que las finanzas públicas son más sanas comparadas con las de 1985, aun cuando los niveles de deuda rozan el 50°/ del PÍB.

La Ciudad de México es la entidad más afectada por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, 32 años después de un mismo percance que no logró reconfigurar responsablemente la urbe desde los cimientos inmobiliarios hasta la cultura preventiva. Hoy se requiere de una conscientización a la ciudadanía e instituciones, y sobre todo, limitar la densidad de población en zonas susceptibles.

En Cifras.- En zonas seguras la renta y venta podría subir entre 10 y 12%, en partes dañadas de la ciudad se espera una caída de precios del 20% 48 mil millones de pesos costará la reconstrucción nacional. Rebasó en 10.5 mil millones la estimación original de daños Los ocho estados más afectados por los recientes sismos aportan el 35.3% del Producto Interno Bruto. CDMX representa el 16.8%.

“No va a haber ningún tipo de retroceso inmobiliario, veremos expansión y reducción de costos, pero el crecimiento de este mercado va a continuar desarrollándose con normalidad” Javier García

Datos.- Oaxaca fue la entidad más destruida con 63 mil 336 inmuebles dañados, seguida por Chiapas con 59 mil 397. El daño en viviendas en la Ciudad de México fue del 10% respecto al registrado en Chiapas U Pareciera que sí tenemos los recursos para enfrentar esta reconstrucción de una forma que no tengamos que recurrir como en 1985 a más deuda externa” Abraham Vergara EN CIFRAS De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los costos de! terremoto de 1985 retrasaron entre 2.1 y 2.4% el crecimiento del PIB.

Banco Base y la Coordinación Nacional de Protección Civil revelaron que los sismos de este año no representarán más del 0.2% del PIB.

En la Ciudad de México, de acuerdo con el Jefe de Gobierno, mil edificios tendrán que ser demolidos y siete mil más presentan daños estructurales.

“Lugares que tenían una plusvalía por encima de H la media nacional como la Roma o la Condesa, van a sufrir no sólo un ‘parorí’ sino un retroceso que a su vez va a favorecer dos núcleos importantes: zonas aledañas a las afectadas y zonas seguras” Javier García

“A mi se me hace una excelente idea el hecho de que el fideicomiso esté manejado por la iniciativa privada, es más, justo cuando comenzó la idea de que los recursos de los partidos se destinaran a reconstrucción, de inmediato difundí por redes que estos recursos no debían ser manejados por el gobierno y que un fideicomiso debía ser supervisado portas universidades” Abraham Vergara

2017-11-28T10:11:26+00:00 noviembre 28th, 2017|Construcción|