Planta en Tula busca producir 110 mbd más de combustible

La construcción de la planta coquizadora, en la refinería de Tula, cuyo costo asciende a más de dos mil millones de dólares, lleva un avance de 66 por ciento debido a la instalación de seis tambores de coque, que destilarán crudo de mayor valor como gasolina y diésel.

Fuente: La Razón/ Lindsay H. Esquivel

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya, detalló que en la primera etapa de los trabajos de reconfiguración se han invertido mil millones de dólares; mientras que la adquisición de los tambores, así como su instalación, los cuales implicaron una inversión de 52 millones de dólares.

En 2014 iniciaron los proyectos para la reconfiguración de la refinería Miguel Hidalgo de Pemex, ubicada en el municipio de Tula, Hidalgo.

Como parte de este proceso, se inició la construcción de una Planta de Coquización Retardada, contrato que fue ganado por la mexicana ICA Fluor. El objetivo es aumentrar la producción de gasolinas y diésel, así como disminuir el uso de combustóleo. Para ello se requirió la compra de seis tambores de coque, con un valor de 52 millones de dólares que incluyó su adquisición y traslado desde Avilés, España.

Estos tambores de coque van a permitir que la producción de petrolíferos se incremente en unos 50 a 55 mil barriles diarios de gasolina y 60 mil barriles diarios de diésel; que representan alrededor de 110 mil barriles diarios más para la producción de la refinería de Tula.

“Con el cambio del nuevo petróleo, la refinería actual produce mucho combustóleo; lo que la planta nueva hace es tomar el combustóleo y convertirlo en productos que valen más, como gasolinas, diésel y coque”, detalló González Anaya.

El inicio de operación de la planta arranca hacia el segundo semestre de 2019 y se espera que Pemex lance una licitación, para buscar un socio que desarrolle y opere la planta de coquización de la refinería de Tula.

“Es un proceso de modernización de las refinerías de México, y uno de los muchos frentes que tiene Pemex, para ir modernizándose”, expresó el director de la empresa productiva del Estado.

Maniobra de ingeniería petrolera. La colocación de un tambor de coque es de las pocas maniobras que se realizan en el mundo, en refinación petrolera.

Los tambores, traídos desde España, llegaron por el puerto de Altamira, en Tamaulipas, realizando un recorrido de 77 horas, pasando por seis estados del país para llegar a Tula, en Hidalgo.

Cada tambor pesa 560 toneladas, tiene un diámetro de 9.5 metros, y 44 metros de altura; por lo que la instalación del primero de estos tambores requirió de 10 horas de trabajos.

La maniobra necesitó de dos grúas, una de ellas de tres mil toneladas, y de las cuales sólo existen tres en el todo el mundo.

De acuerdo con datos de Pemex, para la construcción de la planta coquizadora se generaron más de dos mil empleos.

2017-04-19T08:15:03+00:00 abril 19th, 2017|Hidrocarburos|